sábado, 28 de marzo de 2015

La boda de Luis XIV y Madame de Maintenon


Cuenta Lafont d’Aussone que cuando la reina María Teresa se moría, Madame de Maintenon entró a despedirse de “aquella que debía abandonar la más bella corona del universo para tomar un ataúd”. Ambas mujeres hablaron entre lágrimas, y finalmente la reina se despojó de su anillo y lo puso en el dedo de Françoise, un gesto que impresionó vivamente a los presentes, porque indicaba que María Teresa había nombrado sucesora.

Pero, ¿amaba realmente al rey Madame de Maintenon? Ella lo veneraba, lo admiraba y consideraba su sagrada misión en esta tierra rescatarlo de las garras del pecado. Seguramente lo amaba de alguna forma, pero la pasión no parecía formar parte de sus sentimientos, aunque sí de los de él. Según Madame de Suard, “el rey amaba a Madame de Maintenon tanto como puede amarse. Le era imposible separarse de ella por un solo día. Ni siquiera por un solo segundo. Allá donde ella no se encontraba, el rey sentía un vacío insoportable. Esta mujer que se había siempre prohibido amar o ser amada, estaba ahora enamorada de Luis el Grande. Pero era él quien estaba intimidado ante ella”.

Sí, Luis amaba, como prueba su correspondencia:

“Aprovecho la ocasión de mi marcha de Montchevreuil para expresaros una verdad que me place de tal modo que no puedo impedirme de decírosla. Siempre os amo tiernamente y os respeto hasta un punto inexpresable. En fin, cualquiera que sea la amistad que vos sintáis por mí, correspondo con un corazón entregado a vos.”


Por París circulaban dibujos satíricos, y se hicieron cajas de caramelos decoradas con retratos en los que Françoise se encontraba entre Luis y su primer marido. En otras el rey aparecía entre ella y La Vallière. Esta última ponía la mano sobre el corazón de Luis, mientras que la otra sostenía su corona. Nada de eso hace mella en el ánimo del rey ni en su férrea determinación de desposar a la viuda de Scarron.

Aún no habían transcurrido tres meses desde la muerte de la reina cuando el padre La Chaise acude en nombre de Luis XIV a formular su propuesta matrimonial a Madame de Maintenon. La respuesta de la viuda fue que pertenecía por entero al rey.

La ceremonia de la boda se celebró durante la noche del 9 de octubre de 1683, a la luz de las velas. Fue el padre La Chaise el encargado de oficiarla en presencia del arzobispo de París en uno de los gabinetes del rey allá en Versalles. Se trató de una ceremonia secreta a la que tan solo asistió el fiel Bontemps, primer ayuda de cámara y confidente de Luis, y el ministro Louvois, “que habían dado ambos su palabra al rey de que jamás declararían esa boda”, según cuenta Saint-Simon, quien añade: “Algo que a la posteridad le costará creer, aunque es perfectamente real y comprobado”.



26 comentarios:

  1. Sin duda la reina vio en Françoise la virtud que no vio en Montespan, sin duda la reina había advertido ya que el corazón del rey pertenecía a Françoise y, pese a la crueldad del pueblo, sin duda, leídas las palabras del rey -qué bien saben los reyes expresarse-, la cerebral François acabó sucumbiendo a las flechas de Cupido. Que magnífica novela románticas saldría de aquí. Luego la realidad se torna algo más prosaica, ¿o no?
    Beso su mano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, monsieur. A decir verdad, el problema que tengo con esta historia es que me resulta muy poco romántica.

      Feliz fin de semana

      Bisous

      Eliminar
  2. ¡¡Al fin!1

    Francoise a logrado no sólo el amor del Rey Sol, a sido aceptada por la reina María Teresa.
    ahora me ha quedado una duda, Francoise amaba al Rey o sólo pretendía salvar su alma??

    Dudas, simplemente dudas de una simple escritora....

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien, cuando menos tenía un especial interés en dicha alma. En cualquier caso, no era mujer que hubiera nacido para amar.

      Feliz domingo, madame

      Bisous

      Eliminar
  3. Hola Madame:
    Después de todo se quedo con el premio gordo :D y además con el beneplácito de la antecesora.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca había considerado a Luis como un premio gordo, jiji, aunque supongo que sí, claro. Estaba muy disputado. Fíjese, quién hubiera apostado por ella.

      Feliz domingo

      Bisous

      Eliminar
  4. Bonsoir Madame
    Tal y como nos informa en otra entrada, el Rey era joven aún y tenía la oportunidad de rehacer su vida sentimental; qué mejor elección que nuestra Françoise en lugar de las otras frívolas cortesanas que tanto daño hicieron a Francia.
    Algo que nunca debemos olvidar es que Madame de Maintenon poseía una carismática personalidad que cautivaba a todos, y estaba lejos de ser sólo otra guapa favorita.

    ¡Feliz domingo!
    Fred

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, tenía una fuerte personalidad, no cabe duda. Era la dama de acero, pero sabía ocultar su dureza.

      Buenas noches

      Bisous

      Eliminar
  5. Mi querida Madame

    No es que Francoise, no amara ni que fuera una dama de hierro, amaba pero escondía su amor.

    Luís XIV no escondía su amor y pasión por Madame de Maintenon, quizás más que su apego por la Montespan, y es que el rey de Francia se había entregado a Francoise.

    Louvois tuvo que tragarse su orgullo y que más humillación que ser testigo de la boda secreta del rey, Luís XIV sabia como bajar todos los egos de la corte y a pesar de las burletas que le hacían en París.

    Bisous

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez hierro no era el material. Demasiado basto para ella. Pero estaba hecha de otro igualmente duro, incluso para sí misma.
      Me gustaría haber visto la cara de Louvois ese día.

      Buenas noches

      Bisous

      Eliminar
  6. Para que luego digan que no existen los finales felices...

    Por fin nos fuimos de boda, Madame...ya ha costado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, madame. ¿Y ahora qué hacemos? Porque yo necesito un poco de acción, ya sabe, y estos dos no parecen muy dispuestos a ofrecérnosla.

      Buenas noches

      Bisous

      Eliminar
  7. querer de esa manera, sin ser capaz de estar un minuto alejado de la persona amada, es una locura. ser correspondido, aunque sea un poco, debe ser el cielo.
    buena semana tenga, madame.
    bisous.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué le voy a contar.

      Gracias, monsieur, feliz semana también para usted.

      Bisous

      Eliminar
  8. Pues madame, habrá que ir pensando en otro casorio porque este...nos ha salido un pelín regio...!!Y hugonote, para más inri!!

    Bisous

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, ya no. Ahora se nos ha hecho muy católica. Excesivamente católica.

      Vamos a ver si casamos a alguien más por ahí, quién sabe.

      Feliz tarde

      Bisous

      Eliminar
  9. Por fi un final feiz,ahira queda seguirel resto de la historia.felucidades madame
    Ana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, hombre, blogger vuelve a hacer de las suyas y me ha borrado el comentario cuando iba a subirlo. Bueno, decía que ahora ya no era hugonote, sino católica. Excesivamente católica. En esas cuestiones la dama no tenía término medio.

      Y que vamos a ver si emparejamos a alguien más, porque esto ya es res iudicata.

      Feliz tarde, madame

      Bisous

      Eliminar
  10. Espero que después de lograr sucumbir a madame de Maitenon el rey no acabe aburrido de ella,porque creo queprecisamente lo que le atraía era su enrocamiento ante la voluntad real. Espero equivocarme y que laviudita Scarron fuese su último y verdadero amor.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no se aburrirá. Y esperemos que tampoco nosotros.

      Feliz tarde, madame.

      Bisous

      Eliminar
  11. Un episodio amoroso que parece tener un buen presagio para el futuro, o quizás no tan bueno. No sé, intuyo que la nueva esposa tiene alma de tahúr.
    Bisous y buenas tardes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los buenos o malos presagios dependen a veces del gusto del consumidor :)

      Buenas noches, madame

      Bisous

      Eliminar
  12. Interesante cambio se opera en este hombre tan fogoso en su juventud, que ahora prefiere a una dama que es puro recato. El descanso del guerrero o la posibilidad de encontrar alguien inteligente y discreto que le haga menos pesadas sus tremendas responsabilidades. Bisous madame.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad las mujeres en la lista del rey poco o nada tienen en común. A veces supongo que él mismo era el primer sorprendido.

      Buenas noches

      Bisous

      Eliminar
  13. Y fueron felices por muchos años, al menos eso es lo que pienso que va a pasar, ya nos dirá usted. Esta mañana intenté dejar el comentario pero no me dejaba
    Un saludo y hasta pronto y que pase una feliz Semana Santa
    Rufinablanca

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí tampoco me dejaba, madame. Estoy teniendo unas dificultades tremendas no ya solo para dejar comentarios, sino incluso para visualizar la página. Constantemente me sale "error 503", como si eso lo explicara todo.

      Feliz Semana Santa también para usted.

      Bisous

      Eliminar

Luck is an attitude.