miércoles, 17 de septiembre de 2014

Los celos de Madame de Montespan

Madame de Maintenon con el duque de Maine y el duque de Vexin

Madame de Maintenon no había tenido hijos. Sin embargo, era ella quien desempeñaba la función de madre para los hijos del rey con Madame de Montespan. Fue ella quien acompañó al duque de Maine hasta Bélgica para que el niño fuera tratado de su cojera por un médico que Amberes que gozaba de gran reputación. Lamentablemente el tratamiento, que resultaba muy doloroso, no dio resultado, lo cual consternaba a la institutriz.

“No dejo de afligirme, y siempre es algo terrible ver sufrir a los que se ama. Nada más tonto que amar con exceso a un niño que no es mío”.

Desde Saint-Germain, Françoise pasó con los niños a ocupar los apartamentos de Madame de Montespan en Versalles. Ello provoca constantes tensiones y desacuerdos entre ambas, una situación que empeoraba progresivamente. A Françoise le resulta tan desagradable que piensa incluso en abandonar su puesto.

“Madame de Montespan y yo tuvimos hoy una conversación muy viva, y, como yo soy la parte que sufre, he llorado mucho, y ella se lo contó al rey a su manera. Os confieso que me cuesta mucho permanecer en una situación en la que todos los días tendría estas aventuras, y que me sería muy grato recuperar mi libertad… No puedo comprender que la voluntad de Dios sea que yo soporte a Madame de Montespan. Ella es incapaz de una amistad y yo no puedo carecer de ella. Habla de mí al rey como se le antoja, y me hace perder su estima. Me encuentro pues ante él en una situación extraña que debo manejar con cuidado. No me atrevo a hablarle directamente, pues ella no me lo perdonaría jamás…”

Luis Augusto de Borbón, duque de Maine

Madame de Maintenon está a punto de marcharse de la corte cuando un acontecimiento imprevisto se lo impide: la salud del duque de Maine empeora; sufre unas fiebres durante las cuales la institutriz no se aparta ni un instante de su lado. Los otros hijos del rey tampoco atraviesan sus días más saludables: el conde de Vexin padece trastornos intestinales, y Mademoiselle de Nantes también cae enferma. Es Françoise, siempre ella y nunca Madame de Montespan, quien sostiene la manita de Maine mientras éste delira por la fiebre; es ella quien atiende solícita los vómitos de Vexin mientras vela también a su hermana. Madame de Maintenon reconsidera entonces su decisión de abandonar a los niños en manos de su madre.

“El cariño que siento por estos niños me convierte en insoportable para sus padres. La imposibilidad de ocultar lo que pienso me hace odiosa para las personas con las que paso mi vida, y a las que no quisiera disgustar, aunque no fueran lo que son. He decidido no poner tanto esmero en lo que hago, y dejar estos niños al cuidado de su madre, pero siento escrúpulos de ofender a Dios con ese abandono, y vuelvo a ocuparme de lo que me manda mi amistad y que, al estar recluida con ellos, me proporciona mil ocasiones de dolores y de penas”.

Françoise intenta convencerse a sí misma de que es sólo por los niños, y en especial por el duque de Maine, por lo que se queda, pero esto es sólo una parte de la verdad. Lo cierto es que le causa un hondo sufrimiento el modo en que se ha ido enfriando su relación con el rey debido a las maquinaciones de Athénaïs.


27 comentarios:

  1. A medida que transcurren los acontecimientos, la Maintenon me va causando más simpatía. Incluso me siento tan identificada en muchas de sus cuitas...

    Esperemos a que el tiempo y Luis la traten como se merece.

    Un beso, querida.

    PD: siempre sigo por aquí, aunque a veces no lo parezca.
    Y ahora también estaré por aquí http://girlwithkaleidospeyes.blogspot.com.es/, si se me permite la falta de modestia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida de regreso, Lady Balehead.
      Visitaremos su nuevo saloncito.

      Buenas noches

      Bisous

      Eliminar
  2. Hola Madame:

    Mas que institutriz, era su verdadera madre, para estás criaturas.
    El roce hace el cariño. Siempre lo digo y este caso lo confirma.

    Besos Madame

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, y supongo que para ella los niños llenaban un vacío. Creció sin padres y sin hijos propios, un poco sola y en manos de extraños. Supongo que necesitaba esos afectos.ç

      Buenas noches, monsieur.

      Bisous

      Eliminar
  3. Qué madre desnaturalizada Montespan, aunque para los pequeños príncipes, Maintenon era lo mejor que les podía pasar, también al rey.
    Beso su mano.

    ResponderEliminar
  4. Pues sí, pero hay que tener en cuenta que en aquel tiempo las damas de alto rango no se ocupaban personalmente de sus hijos. Para eso estaban las ayas como Madame de Maintenon, que solían implicarse mucho emocionalmente.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. No puedo dejar de expresar el fastidio que tengo por Madame Montespan, que es antiguo , desde que la conocí en los primeros relatos de la corte del rey sol.
    Ahora sigue mostrando su peor fase, la de mala persona que crea inventos ante el rey contra la Maintenon. Y ni siquiera sirve como madre.
    Cuanta ternura la de Maintenon, espero que el rey revea su actitud con ella.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que yo misma no puedo ser completamente objetiva con Madame de Montespan, pues no la puedo soportar. Pero también estoy convencida de que si no la puedo soportar, es por algo. O por mucho.

      Feliz tarde, madame.

      Bisous

      Eliminar
  6. Acabo de leer este capítulo y el anterior y me parece que esta historia va a ser de lo más interesante, es un personaje que cae simpático y ojalá que tenga una historia bonita con el Rey que seguro va a ser así
    Un saludo madame y hasta pronto
    Rufinablanca

    ResponderEliminar
  7. Acabo de leer este capítulo y el anterior y me parece que esta historia va a ser de lo más interesante, es un personaje que cae simpático y ojalá que tenga una historia bonita con el Rey que seguro va a ser así
    Un saludo madame y hasta pronto
    Rufinablanca

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, madame, yo creo que así será. Me alegra que esta parte resulte de su agrado también.

      Feliz día

      Bisous

      Eliminar
  8. como dicen las personas de orden, cuando hay niños de por medio, la cosa se pone fea.
    bisous madame!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, pues no sabía que las personas de orden dijeran eso. Tampoco estoy segura de saber lo que es una persona de orden, monsieur!

      Feliz tarde

      Bisous

      Eliminar
  9. Ay, Madame, el título me hizo pensar en la Montespan celosa y rabiando no en Madame de Maintenon sufriendo y los niñitos enfermos... Tengo muchas ganas de leer todo lo que me he perdido, a ver cuando saco un ratito y me pongo al día. Bisous

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tendrá tiempo, madame. Ahora vamos despacito.
      Bienvenida de regreso.

      Feliz tarde

      Bisous

      Eliminar
  10. Es lógico que madame de Maitenon haya cogido cariño a los niños, tanto como para no poder apartarse de ellos. Y, aunque nosea éste el único motivo, por si solo lo considero de peso para que ella no se vaya definitivamente de una corte dominada por la taimada Montespan. ¡Pobres niños! ¿Qué harían sin la viudita?
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, me temo que no es la viuda la que sobra allí, no.

      Feliz tarde, madame.

      Bisous

      Eliminar
  11. Mi querida Madame

    Tiempo sin entrar e este bello espacio y e leído con detenido interés todas las historias desde el Lauzun hasta está Maintenon, muy excitante relato de la institutriz que fue esposa morganatica de Luis XIV

    Arnud d'Aleman

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, monsieur. Se extrañaba su presencia. Bienvenido de regreso.

      Feliz tarde

      Bisous

      Eliminar
  12. Madame
    Creo que para Maintenon fue muy difícil a la vez muy doloroso el trato que recibía, pero el amor de un niño o de los niños es un poder que hace cambiar planes...

    Creo que Maintenon era más madre que la Montespan, ella fue muy cuidadosa con esos vástagos reales y si bien Luís tal vez no era dado a las cuestiones de crianza reconocía la buena voluntad de la Maintenon, aún cuando el veneno de la Montespan tratase de matar el respeto que sentía por la institutriz.

    Bisous

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la institutriz tenía a la Montespan intrigando en su contra, pero al mismo tiempo a los niños, especialmente al duque de Maine, hablando en su favor.

      Feliz tarde, monsieur

      Bisous

      Eliminar
  13. Debe haber sido una época muy complicada espiritualmente para esta mujer piadosa. Acosada por el rey, perseguida por la bruja, teniendo que hacer de madre sin serlo, con culpa por sentir lo que ya ve surgir, y encima aunque se saque de encima a la Montespan le quedan 10 años a la reina. Es como en el más pintado novelón de la tarde. Bisous. Claudette.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, madame. Si encontramos estas cosas en un novelón, decimos que son demasiado exageradas e irreales. Ya ve.

      Feliz tarde

      Bisous

      Eliminar
  14. Siempre la Aténaïs en medio fastidiando toda relación. Menudo personaje. No me extraña que Madame de Maintenon le tomara cariño a los niños , si han estado bajo su cuidado.
    Bisous

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es lógico, y no muy agradable pensar que su madre puede conseguir apartarla de ellos en cualquier momento.

      Feliz tarde, madame

      Bisous

      Eliminar
  15. La madre de ls niños es una desnaturalizada la viuda una bella mujer ymadre sin serli y el rey un tontox no averiguar k lo k le dice u amante es cierto .desde luego li real suera la ficcion

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Madame de Montespan debía de tener una asombrosa capacidad para el disimulo y el engaño. Qué gran actriz se perdió la escena!

      Feliz domingo, madame

      Bisous

      Eliminar

Luck is an attitude.