lunes, 25 de junio de 2012

Bastardos enmascarados (I)

Jacobo Scott, Duque de Monmouth

El primer rumor sobre el Hombre de la Máscara de Hierro fue que se trataba de un conspirador inglés, algo que aparece recogido por la propia Liselotte en sus cartas. Y tenemos, en efecto, un inglés que también fue candidato a ser el enmascarado: el duque de Monmouth, hijo natural del rey Carlos II de Inglaterra, a quien recientemente he dedicado algunos textos en mi otro espacio. Monmouth fue ejecutado públicamente en 1685, pero la leyenda no murió con él. El pueblo se negaba a aceptar su muerte. Muchos prefirieron creer que había cinco personas físicamente idénticas al duque, cada una de las cuales había jurado hacerse pasar por Monmouth y morir por él si era necesario. Decían que era uno de ellos quien había sido ejecutado en Tower Hill. La leyenda fue más lejos: se llegó a afirmar que el rey Jacobo II no había querido derramar la sangre de su sobrino, y que el verdadero Monmouth había sido entregado en Francia para que viviera allí prisionero. 

Pero los rumores apuntaban más bien hacia un aristócrata inglés implicado en una conspiración del duque de Berwick contra el rey Guillermo. Esto es absurdo, porque Berwick, hijo bastardo de Jacobo II, nació en 1670. Sus complots fueron demasiado tardíos para que pudiera tomar parte en ellos ninguna máscara de hierro. 

Fueron tal vez esos rumores que convertían en inglés al enmascarado los que hicieron que Formanoir de Palteau, sobrino nieto de Saint-Mars, aclarase en su carta: “Nunca oí decir que tuviera acento extranjero.” 

Pero Monmouth no es el único bastardo al que la leyenda ha querido cubrir con una máscara. Habíamos visto cómo se planteó que se tratara de un hermano gemelo de Luis XIV, en este caso legítimo, pero que fue apartado para que no pudiera discutirse en un futuro sobre cuál de ellos era el mayor. Pues bien, también se ha propuesto que fuera hermano del rey, pero hijo ilegítimo de Ana de Austria, para lo cual no disponemos de más fuentes ni indicios que la maledicencia. Aparentemente no resultaría muy lógico que el niño hubiera nacido en vida de su esposo, porque sabida es la frase que la reina le dijo a su nuera María Teresa cuando ésta se quejaba de las infidelidades de su marido: 

—Hija mía, pensad que el rey no puede tener un Delfín sin vos, mientras que vos podéis tenerlos sin él. 

Ana de Austria con sus dos hijos

Pero hay que tener en cuenta que Ana de Austria, ignorada por su esposo durante largos años, tenía mucho más difícil que María Teresa convencer al rey de que un hijo adulterino era suyo, y máxime tratándose del Delfín, algo sobre lo que ni el rey ni Richelieu iban a admitir dudas. 

Dejando a un lado la dificultad de que una reina de Francia pudiera guardar el secreto de su embarazo hasta su conclusión y dar a luz de modo clandestino, la cuestión es que si Ana tuvo un hijo fuera del matrimonio durante los largos años en los que su esposo se mantuvo alejado, entonces era mayor que Luis XIV. Y éste tenía entre 30 y 45 años cuando los diversos candidatos al ser el enmascarado fueron ingresando en prisión. Verdaderamente parece una medida excesivamente tardía para que pueda sostenerse con una cierta lógica. 

Pero también se ha sugerido que ese hijo pudo haber nacido tras la muerte de Luis XIII, fruto de los amores de Ana de Austria con Mazarino. Teniendo en cuenta que Ana había nacido en 1601, el niño no podía ser mucho menor que Philippe, porque a la reina se le escapaba la juventud. Por tanto, a la muerte del enmascarado en la Bastilla, este supuesto hijo de Mazarino tendría unos 60 años. 

Supongamos que se tratara de un hijo de Beaufort, mayor que Luis XIV y cuyo nacimiento hubiera tenido que ocultarse porque, dadas las malas relaciones entre el rey y su esposa en esos momentos, Ana nunca hubiera logrado hacerlo pasar por legítimo. Para establecer la edad de este candidato que nos propone Madame Flor, digamos que no podía ser mucho mayor que Luis, porque Beaufort era jovencísimo: solo tenía 22 años cuando nació el rey, y hay que contar el tiempo que pasaba en la guerra. En mayo de 1635, por ejemplo, lo encontramos en la batalla de Avein, y durante el verano y el otoño de 1636 participaba en el sitio de Corbie. La cuestión, por tratar de fijar fechas, es que si Luis XIV tenía 65 años en 1703, un hermano mayor seguramente no alcanzaría los 70. 

Ana de Austria con el retrato de Luis XIV

Otra posibilidad es que naciera entre Luis y Philippe, que solo se llevaban dos años justos. No queda mucho espacio, pero se puede acomodar un hijo en medio con un calzador. La tercera opción es que se tratara del propio Philippe, tan morenito él, nacido en 1640. En 1639 Beaufort estaba en la guerra, participando en el sitio de Hesdin, y en 1640 se encontraba en el sitio de Arras. 

Un hijo de Beaufort difícilmente sería menor que Philippe. Queda de nuevo poco tiempo a partir de ahí, y no solo porque pronto entramos en la época de la relación entre la reina y Mazarino, sino porque en 1642 Beaufort se unió a la conspiración de Cinq-Mars y tuvo que exiliarse en Inglaterra. Al volver a Francia después de morir Richelieu, fue acusado de participar en un complot para asesinar a Mazarino, y la propia Ana lo envió a Vincennes. Cuando logró evadirse, Ana ya no estaba en edad de tener hijos, y él estaba muy ocupado sumándose a la Fronda. 

Otra de las propuestas es que se trataba de un hijo de Ana de Austria y el duque de Buckingham. Teniendo en cuenta que el duque visitó Francia en 1623, ese hijo habría sido encerrado en prisión a los 45 años, y fallecería con 79. Podría ser que hubiera sido llevado a Inglaterra al nacer, y eso encajaría con los rumores de que era inglés. Lo que no se comprende es que se tomaran medidas al cabo de 45 años, cuando hacía 41 de la muerte de Buckingham y más de tres desde la de Ana de Austria. ¿Realmente no hubo ocasión antes? Bien, podría ser que Ana de Austria hiciese esa confesión en su lecho de muerte, que Luis XIV no lo hubiera sabido hasta entonces y que no resultase tan fácil apoderarse de él estando fuera de sus dominios. 

George Villiers, Duque de Buckingham

De tratarse de un bastardo de la reina, al menos esta parece la mejor opción, porque puede justificar algunas cuestiones. Pero las edades de los candidatos en general hacen poco verosímil que pudiesen ser el enmascarado: son demasiado mayorcitos para que de pronto se tome la decisión de apartarlos. ¿Dónde habían estado los demás hasta los 30, 40 o más años? Y si el problema era un parecido delator, ¿en tantos años quedaría alguien en el reino que no lo hubiera apreciado ya? A menos, claro está, que hubiera estado fuera de Francia. 

Ah, pero un momento: habíamos dicho que Beaufort viajó a Inglaterra en 1642. Puestos a imaginar, ¿y si llevaba consigo un niño de corta edad y encontró más prudente dejarlo por allá al cuidado de algún amigo?...


Durante los meses de julio y agosto reduciré mi presencia por aquí a un día por semana aproximadamente, pero no antes de terminar con esta serie sobre la Máscara de Hierro. No los dejaré a medias con la historia. Hasta terminarla, publicaré con la frecuencia habitual.



32 comentarios:

  1. Bastardos enmascarados, me encanta! Gracias por nombrarme, es todo un honor para mi tener una mención en la corte. Yo sugiero que el niño era menor que Luis y que Monsieur. Se ve que la reina era una fértil tardía. Eso si que es cierto. Me parece que encerraron al duque en Vincennes hacia 1643. Ana tenia 42 años,hubiese sido posible. Ana tenia mucho poder en esa época.Pienso que hubiese podido verle sin problemas, si ella hubiese querido. Si,creo que él se marcho con el niño. Siempre estuvieron juntos, hasta que el duque murió. A que seria una película preciosa. Gracias madame por su generosa sabiduría .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hubiese sido posible dejar embarazada a la reina a distancia, desde Vincennes, dice??
      El duque se pasó allí 5 años. Cuando salió, Ana ya tenía 47, y aunque se hubiera quedado encinta el primer día de libertad del duque (que no fue así, porque comprenderá que después de fugarse al duque no le dio por aparecer por la corte, donde volvería a ser apresado, sino que puso pies en polvorosa), hubiera sido madre como poco a los 48 y loca de amor por Mazarino (de este último amor, mire por dónde, sí tenemos pruebas documentales, cartas suyas). Pero, como le digo, no fue así, y aún tardaría en ver al duque, porque además él se unió a sus enemigos frondistas.

      Si hubiera sido posterior, tendría que haber sido antes de 1642, fecha en la que se marcha a Inglaterra, y entonces a Ana no le hubiera costado nada tenerlo con naturalidad y hacer creer que era del rey, porque en aquellos años se habían reconciliado de cara al asunto de tener descendencia, y por eso había nacido también Philippe. Pero claro, antes de 1638 hubiera sido imposible pretender que era del rey.

      Además, madame, no conviene que sea más joven. Piense que si el niño tenía unos cinco o seis años cuando viajó a Inglaterra, entonces es lógico que no tuviese acento extranjero al hablar francés, porque había sido su primera lengua y ya la hablaba perfectamente al salir de Francia. En caso de ser un recién nacido al abandonar Francia, resulta más complicado no tener acento. Yo apostaría, si tuviera que elegir un bastardo, por 1636 aproximadamente.

      Y es que sobre ese asunto de Inglaterra vamos a volver. Conviene que se quede allí, no que regrese con su padre. Si regresa, no salen las cuentas, y si es menor que Luis tampoco.

      Pero madame, cómo no va a ser mencionada usted, con tanto como aporta!

      Acabaremos haciendo nosotras la película, jijiji

      Feliz tarde, madame

      Bisous

      Eliminar
    2. No había podido leer su respuesta hasta ahora. Me quedo en Inglaterra y muy impaciente.
      Gracias y buenas tardes

      Eliminar
    3. Madame yo me refería a alguna visita a Vincennes.

      Eliminar
    4. Madame, no, los reyes no hacían a los prisioneros el honor de ir a visitarlos en las prisiones estatales, aparte que hubiera sido muy poco discreto que ciertos asuntos sucedieran con centinelas tras las puertas y por todas partes, y el inevitable séquito real, por reducido que fuera aguardando fuera (aparecer sin él hubiera sido en sí mismo el mayor de los escándalos, y se hubiera sabido porque todo París lo habría comentado durante décadas). No resulta un planteamiento realista, me temo :)
      Sume a eso el hecho de que la reina estaba muy disgustada con Beaufort precisamente durante esos años, en los que él se situó en el bando opuesto. Fue ella misma quien lo envió a prisión, y lo hubiera liberado igualmente de haber querido hacerlo, pero no quiso, lo que demuestra de qué talante se encontraba con respecto a él. No era el momento, no. El momento ya había pasado.

      Bisous, madame, en unas pocas horas estará listo el siguiente capítulo.

      Eliminar
  2. Me temo que la azarosa vida sentimental de Ana nos deja una agenda muy apretada y es complicado encontrar un hueco incluso para la fertilidad porque las fechas ya están cogidas de antemano.
    Cuando se trata de personas queridas como es el caso de Monmouth la gente es reacia a aceptar su muerte de ahí que se inventen historias para intentar salvarlo, suele ocurrir con frecuencia, a voz de pronto se me ocurre que, también, sucedió con Elvis y James Dean.
    Bisous, Madame.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, madame. Nunca dejarán de repetirse los mismos mitos. Pero me temo que lo de Monmouth no hay por donde agarrarlo.

      Pero bueno, lo que sobran son bastardos candidatos. Continuaremos el próximo día examinando candidaturas.

      Feliz tarde, madame

      Bisous

      Eliminar
  3. Sólo faltaba: el Cardenal. Seguro que no anda lejos una de sus sobrinas que yo me sé.
    Esto está muy complicado. Voy a tener que hacerme una tabla cronológica.
    Beso su mano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por ahora no es necesario. De ser preciso, ya se irá ajustando más, a medida que se vayan descartando cosas.

      Porque no se imagina usted la de bastardos que quedan! Pero procuraremos ir despachándolos en lote, o sería agotador.

      Feliz tarde, monsieur

      Bisous

      Eliminar
  4. Hace tiempo en uno de los comentarios apunté a Mazzarino. Lo que si parece casar es que fuera un hermano bastardo de
    Luis XIV.
    Ahora bien, no entiendo ni encuentro razón alguna para ocultarlo. Ni era primero ni sería el último. Estaban todos liados ellas y ellos.
    La única razón lógica es que fuera el heredero legítimo y no Luis XIV.
    En fin madame paso de comerme el tarro. Vendrá la inspiración de su mano:-)
    Bisous y feliz semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Madame, en serio no ve usted ninguna razón para que la reina no le ocultara al rey, que la odiaba, que había tenido un hijo con otro hombre, cuando encima a él no le había dado un heredero? Vaya, pues honestamente no creo que el rey tuviera tan buen talante como muestra usted!

      Mire, es muy simple: a una reina generalmente le resultaba fácil hacer pasar a un bastardo por hijo del rey, pero cuando el rey no se acostaba jamás con la reina, madame, el asunto era imposible. Y en esos años Luis XIII no se acercaba a su esposa.

      Feliz tarde

      Bisous

      Eliminar
    2. Eso no lo sabía madame. Del espíritu Santo no iba a ser. Pero ¿como le iba a dar un heredero si no se acercaba a ella? En fin ellos se lo guisaron. Tarde temprano sabré quién es la máscara. Gracias por al aclaración
      Bisous y buenas noches

      Eliminar
    3. Durante los primeros años se acercó, y la reina tuvo dos embarazos que terminaron en dos abortos. Él se enfadó y consideró que no valía la pena volver a intentarlo, porque su esposa no parecía capaz de tener un hijo. No se acercó a ella durante largo tiempo, pero finalmente comprendió que los años fértiles se estaban terminando, y que no quedaba mucho tiempo ya para conseguir un heredero, así que volvió a ponerse manos a la obra para hacer un nuevo intento antes de que la corona acabara por pasar a su hermano, con el que se llevaba muy mal. Y así nacieron finalmente Luis y Philippe, dos varones con los que aseguró la sucesión.

      Buenas noches, madame

      Bisous

      Eliminar
  5. ¡No, por Dios, no nos deje usted en vilo ahora! Por mi parte alimento aún la teoría de Monmouth pues ya le dije que para mí era de las más plauisbles. Me gusta mucho la idea de estos "héroes" caídos que acaban convertidos en mártires por el pueblo (aunque en este caso el duque resultara un tanto ambicioso y despreciable hasta el final). Por otro lado la ajetreada agenda de adulterios de Ana de Austria nos deja un amplio abanico de posibilidades, si bien persisto en mi idea inicial jeje.

    Muy buena la frase de aliento a su nuera aunque resulte un pobre consuelo.

    Bisous, Madame.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, madame, jiji, si la larga lista de adulterios de Ana resulta casi siempre imaginaria. Pero bueno, algo pudo haber por ahí, ya que durante casi 15 años, después de haber tenido Ana dos abortos, el rey no la tocaba. Y el asunto de Mazarino, naturalmente, fue después de enviudar.

      Curioso que apueste usted por Monmouth. En realidad no tiene mucho apoyo, pero bueno, también entra como candidato.

      Feliz tarde, madame

      Bisous

      Eliminar
  6. Hola, Madame

    Esta cuestión se asemeja a quitar pétalos a las margaritas cuando se pregunta, me quiero o no me quiere. No es falta de candidatos a llevar la máscara....

    Feliz descanso, Madame.

    Aquí seguiré, deshojando la margarita de los candidatos ;).

    Bisous.

    ResponderEliminar
  7. Pues quedan muchos bastardos donde elegir,madame. Entramos en un terreno muy literario, pero quién sabe si la verdad no guardará relación con alguno de estos asuntos.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  8. No me cuadra mucho el tema de los hijos ilegitimos de la reina. La pobre mujer tenia sobrados motivos para "tirar la chancleta" pero no era una mujer comun. Era una princesa española muy religiosa y conocia su lugar ademas del hecho nada despreciable que si el rey descubria el engaño la pena era la de muerte como traidora a la patria. Nuestra Ana supongo yo se mantuvo casta y paciente hasta que XIII se decidio a estirar la pata.Por otro lado estuve releyendo las extrañas circunstancias en que fue engendrado Luis XIV y son muy particulares seguramente. Pero como pudo haber sido eso planeado de antemano, sobretodo como saber que L. XIII iba a responder bien al convite dada su consabida reticencia. Estamos en el campo de las meras conjeturas, sin tener siquiera indicios de la cuestion. Que alivio que tendremos la serie terminada antes de las vacaciones, muchas gracias madame, estoy muy impaciente. Bisous.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Madame, no hay ningún misterio, ni hay nada tan extraño en el modo en que fue engendrado Luis XIV: el rey, aconsejado por su gran amiga la monja Louise de La Fayette, quería volver a visitar a la reina y atender el asunto de la sucesión, pero después de tantos años no era fácil presentarse en su alcoba sin más ni más, así que se preparó la puesta en escena. Aquel día de diciembre era evidente que iba a llover. No era el más adecuado para partir de cacería. Y Ana estaba prevenida. El resto fue una formalidad.
      Y si no hubiera llovido ese día, ya sería la próxima vez, que en París llueve bastante.

      Esperemos poder terminar antes de que la gente se marche de vacaciones :)

      Feliz día madame

      Bisous

      Eliminar
  9. Siento inverosímiles estas últimas deducciones, la verdad Madame en mi humilde opinión continúo pensando en la imaginación de poetas y escritores. Salvando siempre el asunto de Vodelaire.

    Besos Madame.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Madame, usted es de piñón fijo, no cabe duda.
      Vodelaire va a enfadarse con usted, porque siempre lo tiene en la boca pero en realidad no le hace caso.

      Feliz día, madame

      Bisous

      Eliminar
  10. Que cosas una se entera en tu blog, mi querida Madame. Ni la reina se salva de ser picarona...
    ¿Y el hombre de la máscara?

    Sigue en el misterio.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Madame, eso no está demostrado. Solo podemos considerar demostrado su amor por Mazarino, pero eso fue después de enviudar. Y, desde luego, la atraía mucho Buckihgman 20 años antes. Por Beaufort sentía gran debilidad, pero no sé hasta qué punto o de qué clase exactamente- Nos estamos moviendo con hipótesis solamente. Luego nos quedaremos con los hechos demostrados :)

      Feliz día, madame

      Bisous

      Eliminar
  11. bastardos enmascarados, madame, no me imagino el alboroto que debe haber en palacio con el título que ha puesto hoy.
    en resumen, que nada de nada. seguimos como estábamos. a mí me hace tilín la idea de ana de austria y el duque de buckingham, pero no puede ser tampoco. esto se está poniendo de un difícil que yo no sé quién más nos queda por investigar.

    bisous madame!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy, si usted supiera!
      Va a ver usted a qué cotas llega la imaginación humana. Es una de las razones por las que me gusta pertenecer a esta especie :)

      Feliz día, monsieur

      Bisous

      Eliminar
  12. Puestos a pensar podría haber sido un hijo de Luis XIII bastardo, más que de Ana de Austria. Imagino que los tendría aunque de ellos no se haya hablado. Me gusta, de todos modos, la idea de que Mazarino hubiese podido tener un vástago con la reina, aunque se me hace muy difícil. De todas maneras podríamos mirar hacia España y unos siglos después para ver en el mismo caso a Mª Cristina de Borbón, viuda de Fernando VII, teniendo hijos a escondidas. A ver si podemos salir de dudas de una vez... Complicado me parece...
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, pero bueno, madame, lo normal era que los reyes no escondieran a sus bastardos. Eso de que un rey tuviera un bastardo y lo encerraran en prisión y lo taparan con una máscara... Vamos, ni que nunca se hubiera visto un bastardo en Francia!

      A no ser que...
      Vamos a ver un curioso supuesto el próximo día :)

      Bueno, lo de que María Cristina tenía hijos en secreto lo creía ella, pero en realidad todo el mundo lo sabía. Y es que es muy difícil ocultar algo así, a pesar de que al fin y al cabo ella ya no tenía un esposo fiscalizador y vigilante al que rendir cuentas, sino que estaba casada en secreto con otro. Aun así no lograba engañar a la gente.

      Buenas noches, madame

      Bisous

      Eliminar
  13. Pero que ingenua soy madame. Y yo que en pleno S XXI me habia tragado lo de la tormenta intempestiva, aunque me parecia un poco raro. Gracias por tanto conocimiento¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jijiji, sí que fue una tormenta, y sí que sucedió así, pero en realidad no fue algo tan espontáneo como pudiera parecer.

      gracias a usted, madame

      Buenas noches

      Bisous

      Eliminar
  14. Bueno, pues por aquí no parece haber muchas pistas sobre quien era el enmascarado.
    Aunque puesto a imaginar puedo seguir la línea propuesta por Madame antes de cerrar este post.

    Voy a leer el siguiente

    Bisous

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy, madame, mil perdones. No había visto su comentario hasta ahora!

      Buenas noches

      Bisous

      Eliminar

Luck is an attitude.