domingo, 31 de julio de 2011

Guerra contra Holanda


Athenaïs era todopoderosa por esas fechas del segundo matrimonio de Philippe. Su influencia sobre el rey era inmensa. El 6 de enero de 1672 Madame de Sévigné escribe a su hija: “La corte repite que no habrá guerra porque el rey no podría vivir lejos de Madame de Montespan.”

Craso error. 

El 6 de abril de 1672 se decidió la guerra contra Holanda. Luis estaba molesto por la participación holandesa en la Triple Alianza, formada junto a Inglaterra y Suecia para frenar la expansión francesa. Pero, sobre todo, esperaba que España interviniera en el conflicto en apoyo de los holandeses, para así poder retomar su proyecto de arrebatarle los Países Bajos. España así lo hizo al año siguiente. La guerra iba a durar 6 años y costaría la vida a Turenne en julio de 1675, debido al impacto de un cañonazo, y también a d’Artagnan, que cayó durante el sitio de Maastricht en 1673.

El 28 de abril Luis sale de Saint-Germain rumbo a Charleroi, pero las damas no hacen el viaje con él. Deja a Luisa pensando aún en retirarse a un convento y a María Teresa de luto por su hija, la pequeña de su mismo nombre, que había fallecido no hacía ni dos meses, con apenas 5 años de edad. Para Luis también fue una gran tragedia. Quería mucho a la niña, y se había pasado horas y horas inclinado sobre su cunita, desesperado porque todo su poder no era capaz de retenerla en este mundo. Unos días antes de eso también Athenaïs había perdido a la primera de las hijas que tuvo con el rey.

María Teresa de Francia

Las dos mujeres esperaban de nuevo un hijo, María Teresa por sexta vez. El suyo nacería el 4 de junio y recibiría el título de duque de Anjou, pero también iba a morir cinco meses más tarde. El de Athenaïs nacería el 20 de junio, recibiría el título de conde de Vexin y conseguiría vivir once años. El pueblo comenzaba a murmurar, cada vez en voz más alta, que era un castigo divino. Dios se llevaba a los hijos del rey para castigarlo por sus pecados.

Y así partió Luis XIV hacia una guerra que iba a costar muy cara y llevar al déficit. Para tratar de paliarlo se llegaron a tomar algunas medidas como prohibir todo galón de oro y plata en los uniformes de los oficiales. Se intentó todo antes de tener que recurrir a aumentar los impuestos.

A pesar de haber sido acusado de empujar al rey a invadir Holanda, Colbert se siente molesto con esa guerra. No le cuadran las cuentas, y llega a pensar en abandonar su puesto. De hecho hizo falta una orden del rey y la insistencia de su familia para hacerlo regresar a la corte.


Los holandeses aguardan con una inesperada estrategia: abren las puertas de las esclusas y el país se inunda. Amsterdam se convierte en una isla y Luis se encuentra detenido por el agua. En esas condiciones prefiere retirarse, dejar allí a sus generales a la espera y regresar a Saint-Germain. 

A comienzos del año siguiente fallece Molière, el 17 de febrero de 1673, mientras interpretaba El enfermo imaginario. Luis no había podido asistir a esa representación: la guerra lo impedía.

El nivel de las aguas no había bajado en Holanda, pero había que continuar la guerra de alguna forma, así que a finales de abril el rey vuelve a partir a la cabeza de sus regimientos desde Saint-Germain y deja a una Athenaïs casi a punto de dar a luz.

Luis cayó enfermo en Soissons. Llegó a hablarse de veneno, pero parece que fue una inflamación del hígado que remitió tras una purga y una sangría.

El 1 de junio nace en Tournai Louise-Françoise, la hija de Athenaïs y el rey. Esta niña sí vivirá para ser ancianita, y será conocida como Mademoiselle de Nantes.

El pintor Adam Frans van der Meulen acompañó a Luis XIV durante la invasión de Holanda. Aquí lo representa llegando ante el sitio de Maastricht. Se considera que posiblemente D’Artagnan aparece representado en la pintura, en la figura a caballo junto al árbol de la derecha, aquí ampliada:

Charles de Batz-Castelmore d'Artagnan


En la Corte del Rey Sol - Cierto Sabor a Veneno

16 comentarios:

  1. Hola Madame!! Años terrible para la Corte. Los bebés morían y el rey decide una guerra que terminó en derrota. Realmente parecía un castigo. Veremos como continuará.
    Feliz domingo madame!!
    Bisousssssssss

    ResponderEliminar
  2. O es miedo, o es amor, pero rehuir una guerra por parte de un rey, está muy mal, a pesar de todo.
    Triste, también, es perder hijos. ¡Que mala suerte, pardiez!

    Heureux semaine, Madame

    El Barón de Gotelé

    ResponderEliminar
  3. Una estrategia interesante la de anegar el país...Parece que funcionó.

    Triste la perdida de los hijos.

    Saludos Madame. Ha partido un mosquetero

    ResponderEliminar
  4. El otro día leía sobre los gastos militares durante los reinados de Felipe II y, antes, de Carlos V. Una locura. Défcit, devluaciones,,,
    Fíjese en que hasta el rey lo deja todo. Incluso a lo más querido.
    Bueno domingo, algo soleado este.

    ResponderEliminar
  5. Me encanta la figura de los mosqueteros resaltando la de d'Artagnan. Si alguna lectura me disfruté fue a Alejandro Dumas con sus Tres Mosqueteros. Fascinante.

    Preciosa entrada Madame.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Tenía mucho poder, podía decidir sobre las vidas de los demás pero eso no impedia que perdiera a algunos de sus hijos.

    Bisous, Madame que tenga una buena semana.

    ResponderEliminar
  7. Precisamente me encuentro estos días intentando preparar una futura serie de entradas sobre la Guerra de Holanda, el 2º conflicto del reinado de Carlos II.

    Fue esta guerra complicada, con muchos frentes y cara para todos...una guerra anunciada tras la mala Paz de Aquisgrán de 1668.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Entre guerras y bebés muertos paso a dejarle un cálido abrazo. Me alegro que ande por aquí Madame.
    Los humanos no tenemos remedio.
    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Era fácil morir prematuramente de enfermedad en aquellos tiempos, los niños los primeros. Suerte que la naturaleza del rey le permitiera superar su enfermedad hepática, la purga y la sangría. Beso su mano.

    ResponderEliminar
  10. Por lo visto no todo era fiesta y alegría en la corte. Parece llegado el tiempo de la tristeza y el dolor.
    En esos tiempos las enfermedades no tenían medicinas y la muerte llegaba a veces por cualquier infección. Tiempos duros y dificiles.

    Un saludo y buena semana.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  11. Temporada plagada de infortunios para la Corte francesa, madame, sumadas a las grandes pérdidas del mundo de la cultura tenemos también la de personajes insignes como d`Artagnan y Turenne, así como las vidas prematuramente segadas de los hijos del Rey.

    No creo que Dios los recogiera a su lado como un castigo al monarca, pese a su vida desorbitada en tantos casos; en aquella época la fecundidad era próspera y la salud de los infantes sumamente frágil.

    Un beso y feliz semana, Madame

    ResponderEliminar
  12. Hola Madame

    Los holandeses siempre tan prácticos y con esa sabiduría tan importante del agua. En este caso, les sirvió de ayuda.

    Una pena es perder a seres queridos, pero más a los niños, quienes deberían sobrevivirnos. La muerte es igualatoria y no entiende de dignidades reales ni plebeyas.

    Feliz semana, Madame.

    Bisous.

    ResponderEliminar
  13. Anda pues no sabía de la muerte de d’Artagnan en el sitio de Maastricht, que supongo sería el militar que dio orígen a las famosas novelas.

    Un saludo, bisous madame.

    ResponderEliminar
  14. Hola, me moría de ganas de venir y leer las historias que publica. Me encantó la foto de Maria Teresa, es muy hermoso. Mis mejores deseos, Marta.

    ResponderEliminar
  15. Ay, Madame...que sólo estoy de paso y veo todo lo que me estoy perdiendo

    :(, intentaré ponerme al día a mi vuelta, de momento sólo quería dejarle un abrazo.

    Bisous

    ResponderEliminar
  16. Qué interesante todo lo que nos cuenta, Madame…
    Á bientôt.

    ResponderEliminar