lunes, 7 de marzo de 2011

Tres reinas de Francia


Al día siguiente olvidaron los sinsabores de la pasada noche al recibir la acogida triunfal en las ciudades recién conquistadas. El pueblo los aclamaba a su paso y los flamencos se daban codazos al ver la carroza mientras señalaban a María Teresa, la Montespan y La Vallière:

—¡Ahí van las tres reinas de Francia! —decían atragantados de risa por el insólito vigor del rey.

En París, sin embargo, la gente se tomaba el asunto con menos humor. En realidad no les hacía ninguna gracia que el rey se paseara en compañía de sus amantes haciendo esas exhibiciones públicas. De hecho, cuando la corte regresó a Saint-Germain se produjeron manifestaciones hostiles ante el palacio.


Un día una mujer salió al paso del rey y lo cubrió de insultos al cruzarse con él, llegando a llamarlo “rey putero”. Luis, atónito, no daba crédito. Preguntó a la mujer si se dirigía a él, y ella aún tuvo el valor de responder que sí. Los guardias la apresaron y la condujeron a Petites Maisons, donde fue azotada públicamente. Poco después a un hombre que criticó el comportamiento del rey y lo llamó “ladrón de mujeres” se le cortó la lengua y fue enviado a galeras.

Pero estos castigos severos, lejos de apagar las críticas no hacían más que aumentar el descontento. Ese año Luis, que disfrutaba bailando, decide dejar de tomar parte en los ballets desde que en Saint-Germain escucha los versos de Britannicus, unos versos en los que Racine hablaba de aquel Nerón que se ofrecía a sí mismo como espectáculo a los romanos. No quiere correr el riesgo de que acaben por compararlo con él.

Pero de momento el viaje continuaba según lo previsto. En Courtrai Minette recibió la invitación oficial de su hermano, quien por entonces simulaba encontrarse por casualidad junto al canal de La Mancha y le transmitió sus deseos de que pudieran verse en Douvres.

Douvres (Dover)

Minette embarcó en Dunkerque sin contratiempos. La travesía fue feliz. Madame parecía encontrarse mejor y revivir al regresar a su patria, y las damas de su séquito estaban alegres y encantadas. Entre ellas viajaba una muy bonita, llamada Louise Renée de Penancoët de Kérouaille. Al parecer el rey la había elegido personalmente, sabiendo que agradaría a su primo inglés.

La intención de Luis era clara: la dama haría muy buena espía.



En la Corte del Rey Sol - Cierto Sabor a Veneno

42 comentarios:

  1. Métodos bastante expeditivos para acallar las voces del pueblo. No es bueno que un rey realice esto, ya que influye negativamente en el mismo pueblo, y ya se sabe la frase: "A rey muerto, rey puesto..."
    A bientot

    El Barón de Gotelé

    ResponderEliminar
  2. Es peligroso, sí. Pero para entonces ya se sentía completamente seguro.

    Feliz comienzo de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Estas últimas entradas están resultándome de lo mas divertidas. Para nada me imagino la carroza real con las 3 damas saludando a modo de reinas cuando entre ellas nada mas había una. Valiente la actitud de criticar al rey, aunque los métodos utilizarlos para acallarla no le mereciera la pena. Pero ahí queda eso.

    Bisous

    ResponderEliminar
  4. Ya se habían olvidado los tiempos de su abuelo Enrique IV, en los que Luis hubiera parecido incluso mojigato. El reinado de su padre había borrado todo eso, y se había perdido la costumbre.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Desde luego no es de extrañar el estupor y el enfado del pueblo ante tal situación, pues resulta cuando menos... inquietante. Desde el primer momento sigo pensando: "¡Pobre María Teresa, cuán sufrida era la mujer!", mas realmente cualquiera de ellas sería digna de cierta lástima, dado el caso.

    Un poco severos los castigos impuestos por el Rey, aunque pretendan ser ejemplarizantes.

    Mmmmmm la nueva damita resultará una buena espía (esperemos que esta vez Luis limite sus miras a esta "categoría" en exclusiva jejejeje)

    Bisous


    PD. Concuerdo con que estas últimas entradas son de lo más apasionantes... Son vidas que nada tienen que envidiar a las novelas decimonónicas que tanto adoro jijijiji

    ResponderEliminar
  6. Madame, espero que siga funcionando su PC.
    Yo tendré que averiguar por qué a mí con el nuevo editor no me funcionan las miniaturas.

    Demasiado severos los castigos, sí. No sé cómo puede esperar respeto por parte de sus súbditos si él no se lo tiene a su pueblo, siendo el primero que debería tenerlo.

    Feliz día, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Vaya, vaya, al Rey no le agrada que le doigan la verdad. Es que era un descaro por rey que fuese pasearse con las tres. Además me parece que se pasó con los castigos tres pueblos.
    Bisous y feliz semana Madame

    ResponderEliminar
  8. Hola Madame

    El rey no se andaba con chiquitas y además se enfada y castiga a quien le dice públicamente la verdad. Desde luego, estas personas fueron muy valientes pues sabían cuál podía ser su castigo.

    ¿Cómo acabará la aventura de Minette? ¿Tenemos a una nueva protagonista en esta historia?

    Esto promete, Madame. Feliz tarde.

    Bisous.

    ResponderEliminar
  9. Tres o cuatro pueblos,madame Katy.
    Ademas el que merecía los azotes era él.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  10. Pues de momento nos iremos con esa dama, sí. Y por supuesto pronto con Minette también.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. El rey prefería ser temido por sus súbditos a ser amado. Una lástima, no contento con esa estúpida percepción del poder, ponía la guinda de lo muy susceptible que era a las inocentes críticas del populacho. La historia demuestra que tantas y tan malas costumbres reales acaban como el rosario de la aurora.

    Muy buenas tardes.

    ResponderEliminar
  12. No admitía críticas el Rey, los castigos eran tremendos. ¡Vaya cara! pasear a las amantes y la legitima en publico.

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. Deplorables los castigos a las críticas del pueblo llano... pero ¡que gratas resultan hoy las ocurrencias de este Luis! Después del episodio de la cama, ahora se siente con fuerzas para elegir a la nueva espía. ¡No para!
    Feliz lunes, Madame

    ResponderEliminar
  14. Pues si la gente se quejaba de Luis XIV no digamos de Luis XV... De todos modos fue una imprudencia exhibir a las damas de esa forma, ¿no creéis? La reian es la reina y no hay más que discutir. Si otras son las amantes del rey, digamos que es un asunto público o cortesano.

    Besos

    ResponderEliminar
  15. Mal asunto cuando los reyes dejan de ser respetados por su pueblo. Por eso debían ser ejemplares o, al menos, dar esa apariencia.

    Saludos

    ResponderEliminar
  16. Difícil época Madame. Se necesitaba mucha habilidad para mantenerse inmerso de la monarquía.

    Besos. No me hubiera gustado pertenecer a esa clase. hábiles para la intriga y la maldad.

    ResponderEliminar
  17. Efectivamente, madame Amaltea, además en eso el rey no mostró inteligencia. Tendría que haberlo dejado correr. La gente se acostumbra a todo.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  18. Efectivamente, madame. La falta fue del rey, y tendría que haberse azotado a sí mismo.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Monsieur, además vaya ojo que tuvo!
    Ya lo creo que la chica le gustó a Carlos.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  20. Y si se quejaban de Luis XV, qué motivos no tendrían con el regente?
    Pero, como digo, a todo se acostumbra la gente. Lo unico que hubieran necesitado era tiempo, no látigos.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  21. Por supuesto, monsieur. Lo curioso es que al final hacían revoluciones a los más castos. Nunca sabe uno cómo acertar.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  22. Pues yo nadando en mi salsa precisamente, madame.
    Tengo una gran capacidad para la intriga y la maldad. Sobre todo para la maldad. Soy malísima :)

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  23. No sé quien tuvo más valor, si la mujer que constestó sí al rey o el propio Luis, que se atrevió a preguntarle si se referia a él cuando oyó lo que la mujer dijo. ¿A quién se le ocurre preguntar una cosa así? Con semejante ridículo hecho, no me extraña que se ensañara rabioso con la pobre mujer.
    Beso su mano.

    ResponderEliminar
  24. Sí, y además supongo que sería una interrogación retórica, a menos que pensara que la mujer estaba hablando de su primo inglés.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  25. El rey se parece a berlusco...
    que descaro, pobres súbditos.
    saludos Madame

    ResponderEliminar
  26. Demasiadas reinas para un sólo Reino, y un sólo Rey...veo que no sólo Felipe IV tenía fama de putero entre sus vasallos...su sobrino aprendió muy pero que muy bien, al menos el tío no se paseaba en carroza con la parienta y las dos amantes...madre mía que bochorno para la pobre María Teresa!

    Un beso.

    ResponderEliminar
  27. Madame, las próximas semanas las voy a tener muy complicadas por lo que no me va ser posible acudir a la corte con la frecuencia que me gusatría, iré leyendo a mi ritmo a la espera de tiempos mejores.
    Bisous.

    ResponderEliminar
  28. Hola Madame:

    Feliz día!!!

    La verdad duele... Miré al Rey intentando callarla.

    La pobre Reina, no solo mugidos de vaca tuvo que aguantar...

    Saludos Madame.

    ResponderEliminar
  29. la reina tiene un estómago que para qué. tragar con tantas humillaciones ya no es solo cuestión de decoro, de buenas maneras, o lo que se quiera. luis no tiene formas. a luis todo le va bien, hace lo que quiere, pero ella en cambio creo que traga demasiado.

    feliz día, madame.

    ResponderEliminar
  30. Sí, madame, se parece un poco, jeje.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  31. Monsieur Carolus, Felipe IV tenía fama de putero por la sencilla razón de que lo era: le gustaban mucho las putas. Y claro, a las putas no se las lleva en carroza.

    Luis XIV, en cambio, era mujeriego, pero no le gustaban nada las putas. Le recuerdo, y ya por segunda vez a usted, monsieur, que mujer no es sinónimo de puta. A el ni siquiera le gustaban las mujeres promiscuas. Así pues, Luis era mujeriego, pero no putero.

    Y a la reina parece que le gustaba pasar tales bochornos, puesto que no era por tales cosas por las que consideraba adecuado protestar, y sí en cambio por un lecho incómodo. Bastante indigno, no cree?

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  32. Madame Wendy, a decir verdad yo tampoco sé si podré seguir acudiendo a la corte con la misma frecuencia, jiji. En realidad no sé si podré seguir acudiendo en absoluto.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  33. Monsieur Manuel, creo que el rey hubiese acallado al pueblo con mas exito renunciando a ciertas costumbres, o bajando un poco la marcha. Esas cosas son un error.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  34. Ahí, ahí estamos, monsieur Karpov. A mí tambien me parece indigno tragar tanto con el cuento de "no me entero de nada". A fin de cuentas, si da carta blanca para todo, el otro para qué se va a cortar?
    Creo, monsieur, que a María teresa le queda un poco grande la corona.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  35. No me extraña que el pueblo criticase el comportamiento de su rey... no es para menos. Uff, vaya con el viaje, habrá que esperar a ver cómo acaba!! Abrazos ;-)

    ResponderEliminar
  36. Pues de momento nos vamos con la espía, madame.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  37. azotes, cortar lenguas...que fuerte, lo triste es que actualmente hay "inculturas" que todavía siguen con eso.
    De todas formas no me extraña que al pueblo no le gustara, pobre pueblo, ver cómo se te recochinea el rey con sus amantes mientras lo pasas justo, justito, justo...

    A sus pies
    dv

    ResponderEliminar
  38. Pues sí, monsieur. Resulta indignante que quien tenga que dar ejemplo a cambio de tanto privilegio, no lo haga en absoluto.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  39. Forma terrible de acallar voces airadas justamente, el pueblo se iba cansando de esas muestras de inmoralidad y desmesura, facil comprender que la cosa acabase como lo hizo años más tarde,; y lo de infiltrar una espía en la corte inglesa... buena jugada de ajedrez, introducir un peon en las filas amigas-enemigas, y tener bajo control las idas y venidas de nuestros aliados, já,ya se sabe que los placeres de alcoba desatan más lenguas que algunas torturas...y siempre con intencion de recaer ...jijiji.
    Buenas noches, madame.

    ResponderEliminar
  40. Pero es que lo curioso, madame, es que la cosa acabó como acabó justamente con un rey que no era nada inmoral en ese sentido.
    Luis XVI no podía ser más casto y más fiel!
    Yo creo que eso no tuvo nada que ver, y que estaba más relacionado con el hambre de la gente.

    En cuanto a la espía, la jugada le salió redonda a Luis, desde luego :)

    Buenas noches, madame

    bisous

    ResponderEliminar
  41. Desde luego que son unos comportamientos un tanto fuera de lo normal; ¡que ganas de complicarse la vida!

    Madame estará -por lo menos- sorprendida :-))

    ResponderEliminar
  42. Pues la verdad, madame, que en Francia era lo normal, excepto durante el reinado de Luis XIII el Casto, naturalmente. Pero si nos vamos al abuelo Enrique IV, o a los anteriores, los ultimos Valois, o al Regente a la muerte de Luis XIV, o a Luis XV... tela marinera.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar

Luck is an attitude.