jueves, 13 de mayo de 2010

Felipe de Orleáns


 Luis XIV y su hermano con Madame de Lansac, el aya

Aunque pueda resultar un poco desconcertante, Philippe saltaba de contento con los proyectos matrimoniales que se preparaban para él. Ya que tenían que casarlo con una mujer, prefería que fuera con su encantadora prima, por la que sentía un gran cariño desde niño. Luis se divirtió lo suyo con el entusiasmo de su hermano, una euforia que no compartía en absoluto: en su opinión Minette estaba demasiado flaca y no era más que una criatura, por lo que le dijo a Philippe:

—¿De veras queréis casaros con los huesos de los Santos Inocentes?

Sí, Monsieur quería. Estaba muy deseoso.

Hasta ahora habíamos contado muy pocas cosas sobre Philippe, apenas unas cuantas sobre su infancia, cuando su prima Mademoiselle de Montpensier lo llamaba “el niño más hermoso del mundo”. Tiempo es ya de que vaya adquiriendo un mayor protagonismo en esta historia.

Philippe era un niño bajito, y su tez, al contrario que la de su hermano, era morena. Tenía unos grandes ojos negros llenos de vida y que reflejaban dulzura, y el cabello oscuro y rizado. “Si con los años no pierde belleza, podrá rivalizar con las mujeres más hermosas”, decía Madame de Motteville.

No fue tan hermoso al hacerse adulto, sin embargo. El rostro se alargó al perder las redondeces de la infancia, y la nariz creció bastante. La boca se quedó un poco demasiado pequeña, con dientes irregulares.


La educación de Monsieur fue aún más deficiente que la de su hermano. El abate de Choisy escribe que la reina se preocupaba tan poco por la instrucción de sus hijos que descuidó por completo al menor. En febrero de 1647, contando por tanto 6 años de edad, Philippe no pudo firmar el acta matrimonial del marqués de Coeuvres, porque aún era incapaz de garabatear su propio nombre.

No era ningún tonto, “tuvo ingenio tan pronto como comenzó a hablar”, nos confirma Madame de Motteville. De hecho, lo poco que le enseñaban lo aprendía con mayor rapidez que Luis, que no fue precisamente un ejemplo de precocidad. Pero tal vez fuera por ese descuido durante los primeros años por lo que más adelante la caligrafía de Monsieur fue tan desastrosa que tenía dificultades para entender su propia letra.

Con su hermano mantenía buenas relaciones. Ambos se querían, aunque alguna vez los niños se pelearon y fue preciso separarlos. Phlippe se enojaba más vivamente que Luis, pero luego era más fácil de apaciguar. La última pelea la habían tenido no hacía mucho, contando ya Philippe 18 años. Fue en el Louvre, sentados a la mesa. Monsieur no respetaba la prohibición de comer carne en días de ayuno, y estaba comiendo carne hervida. Por provocar a su hermano le ofreció una ración, y Luis, irritado por la broma, lo apartó de un manotazo. A Philippe le sentó mal el gesto y respondió dándole en las narices con el cucharón de servir.

Mal asunto. Los presentes contuvieron el aliento, porque es que Luis no era simplemente su hermano, sino que también era el soberano, y no estaba permitido olvidarlo nunca. El rey se incorporó y lo fulminó con la mirada:

—Niño, si no fuera por el respeto que le debo a la reina vuestra madre, ahora mismo os enseñaría el respeto que vos me debéis a mí.

Y a continuación lo envió a sus aposentos, pero no duró mucho el enfado: a la mañana siguiente Philippe se disculpó y ambos se reconciliaron.

Philippe arrodillado junto a su madre y su hermano, que recibe la corona de manos de la Virgen

Desde la más tierna edad Philippe, que entonces llevaba el título de duque de Anjou puesto que aún vivía su tío el duque de Orleáns, participaba junto a su hermano en ceremonias públicas. Samuel Pepys cuenta que una noche, durante el transcurso de una cena, escuchó una historia sobre cómo en una audiencia pública Norwich comenzó a hacerle muecas y caras extrañas hasta que el niño, de apenas 4 años, comenzó a llorar.

Era generoso, cariñoso, muy afectuoso. Al igual que su hermano, Monsieur estaba muy unido a su madre. Durante aquellos años de la niñez a ambos les gustaba pasar el mayor tiempo posible en su compañía, siempre que la etiqueta lo permitiera. El valet La Porte escribió en una ocasión cómo el rey manifestaba siempre un gran amor por Ana de Austria, “mucho mayor del que los niños de su condición acostumbran tener a sus madres”, y este amor era compartido por Philippe.

En 1647, después de un ataque de disentería, Monsieur pasaba su convalecencia en una habitación llena de gente. Esto le incomodaba, por lo que pidió a la reina que los despidiera y se quedara a solas con él. Ana de Austria le respondió que eso era imposible, porque aquellas personas estaban cualificadas, por su rango, para permanecer allí.

—Pero por Dios, Madame —exclamó el niño—, ¿por qué permitís que se burlen así de vos? ¿Acaso no sois el ama? ¿De qué os sirve la corona si no se cumple vuestra voluntad? A mí me alejáis rápidamente cuando así os place, y eso que soy vuestro hijo. ¿Por qué no iba a estar bien tratarlos a ellos del mismo modo?

El niño encantador pronto fue evolucionando hacia un adulto ocioso, que ostentaba un alto rango en la corte, pero no tenía ninguna ocupación. Además era orgulloso, presumido y testarudo. Pero así como el rey era reservado, Philippe se mostraba extrovertido y muy simpático. Esto daba al menor un cierto grado de popularidad entre el pueblo, y podía resultar peligroso.

El próximo día continuaremos con Monsieur.

55 comentarios:

  1. Me agrada mucho que se detenga tan esmeradamente en mostrarnos detalles de la vida de estos grandes hombres, que nos demuestra que también tuvieron una infancia y sus momentos de humanidad como cualquier otro mortal, aunque por sus venas corra sangre real y no proletaria.
    Besos y seguiré atenta

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, madame. Son precisamente los momentos de humanidad los que a mi me interesan, y no los llamados grandes hechos. Siempre trato de buscar a las personas.

    Feliz dia, madame Akasha

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Me he reído un rato con lo del cucharón de servir. Es el tipo de cosas que una no se imaginaría jamás en la mesa Real. Coincido con AKASHA B. La exquisita atención que le dedica a la humanidad de los personajes es lo que hace tan apasionante la historia.

    Feliz tarde, Madame.

    Bisous

    ResponderEliminar
  4. Hola Madame Minuet!! Me encantó el post amiga. Es como acecarse un poquito más a la Corte. La infancia nos muestra a veces el porqué de muchas de las acciones futuras. Las últimas palabras del texto me dejan una incógnita, Madame. Espero la continuación para conocer más de Philippe.
    Feliz día!!!!
    Bisousssss

    ResponderEliminar
  5. ay, el hermano pequeño ocioso al que le calentarán la oreja pensando que él lo podría hacer mejor. bueno, veremos como crece el muchacho.
    madame, yo no soy bynosecuantos, ni gyula, ni mironov, ni nadie. pero como supondrá, todos somos un poco lo que hacemos. o quisiéramos ser. no siempre. que a mi los chinos maduros no me van, aunque nunca se pueda decir de este agua no beberé.
    el mundo es un pañuelo, y si no lo es nosotros lo convertimos en él.

    vuelve a llover, madame. que tenga una buena tarde!

    ResponderEliminar
  6. La mesa real no era nada estirada, como tendremos ocasion de ver en alguna otra ocasion :)
    Pero desde luego, es la intimidad de los personajes lo que tengo por principal objetivo mostrar, de modo que se familiaricen con ellos y se sientan ustedes como un cortesano mas en esta corte.

    feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. La infancia de Philippe tuvo una gran importancia en la formacion de su caracter, desde luego. Fue una lastima que no recibiera otra educacion, aunque al mismo tiempo tal vez fueran ciertos los calculos sobre que eso hubiera acarreado mas problemas.

    Feliz tarde, madame Gabriela

    Bisous

    ResponderEliminar
  8. Asi es, monsieur Karpov. Parece mentira que de estos comienzos saliera un militar, pero Philippe casi siempre era desconcertante.

    Ya, yo nunca sospeché que fuera usted el del chino maduro, no se preocupe. Pero mire, lo de hoy me resultó sospechoso, y pensé que bynosecuantos era uno de sus pseudonimos, por lo del ajedrez y todo eso.

    Feliz tarde tambien para usted, monsieur.

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Ay, Madame, cómo cambian los cuerpos y las personas, jeje. Me ha encantado la metáfora de los huesos de los Santos Inocentes para expresar la delgadez y la anécdota del cucharón tampoco tiene desperdicio... Gracias.

    ResponderEliminar
  10. Completamente de acuerdo, Madame: el niño encantador, un poco travieso, puede convertirse en un problema con la edad; más si no tiene un papel y ocupación bien definidos. Espero más detalles.
    Feliz tarde, Madame

    ResponderEliminar
  11. Ya ve, madame, cómo son las cosas cuando miramos por un agujerito. Philippe era un poco travieso, y me temo que no va a enderezar su comportamiento con la edad.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  12. Continuaremos con él durante las proximas jornadas, monsieur, porque es un personaje que resulta cualquier cosa menos aburrido.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. Creo que Monsieur era un precedente de lo que después serían las estrellas de rock. Para vivir a la sombra de su hermano sin sentirse más anulado de lo que lo tenían, se vería obligado a llamar la atención de alguna forma. Alguien como él, sólo por su vínculo con el monarca, se convierte fácilmente en una figura muy peligrosa, en un argumento para conspiradores, un medio para los arribistas... su posición era incómoda como la de todos los infantes y difícil de llevar, pero a veces más de soportar. Siempre me ha caído muy simpático y os agradezco que lo hayáis vuelto a sacar en la escena de este gran teatro que es la corte.
    Viele Grüsses, Madame.

    ResponderEliminar
  14. Bon jour, Madame,
    Il est très agréable de lire tes histoires de la Cour Royale Francaise. Ta facon de raconter est facile pour comprendre, car tout au long de la journée, nous n'avons pas de temps de lire en profondeur ces anecdotes.

    Magnifique
    sinceres salutations
    ^^

    ResponderEliminar
  15. hola Madame,
    es muy agradable leer tus historias de la Corte Real Francesa. Tu manera de contarlas es fácil para el entendimiento, pues con el correr del día no tenemos el tiempo de leer con profundidad estas anécdotas.


    un abrazo^^

    ResponderEliminar
  16. Madame, este personaje me resulta simpático. Veo claro que su carácter está forjado por su infancia, y probablemente por su madre.
    Me ha hecho mucha gracia la expresión de los huesos de los Santos Inocentes... éste Luis tiene cada ocurrencia...
    Feliz tarde, madame.
    Besos.

    ResponderEliminar
  17. Madame, la escena del cucharazo a la cara del rey es realmente divertida. Me imagino la cara de los cortesanos y la del propio Luis.

    Espero que cuando Mosieur se case, le dedique algo de tiempo a su esposa. La Palatina siempre me ha "fascinado".

    Vuestro, J.

    (Gracias madame por vuestras visitas a mi Bosque, llevando con vos al interprete real)

    ResponderEliminar
  18. Me temo que el hermanito le va a dar muchas quebraduras de cabeza al rey .
    Demasiados favoritos !

    Besos desde Málaga.

    ResponderEliminar
  19. A mi tambien me resulta un personaje simpatico y bastante jugoso, ciertamente literario. Debido tanto a sus circunstancias particulares como a su personalidad, da para mucho, de modo que nos detendremos en él.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  20. Merci beaucoup, madame Rebecca. Je suis content que vous aimez l'histoire. Toujours un plaisir de vous recevoir dans la cour.

    A bientôt

    Bisous

    ResponderEliminar
  21. Philippe nos hará pasar nuestros buenos ratos. Es un personaje imprescindible del que ya tenía ganas de ocuparme.
    Seguimos con él, madame.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  22. Por supuesto, monsieur, en su momento dedicaremos ríos de tinta a la sin par Liselotte, aunque para eso aún faltan bastantes años. Antes vendrá el primer matrimonio de Monsieur, igualmente interesante.

    Feliz tarde, monsieur.

    Bisous

    ResponderEliminar
  23. Sí, y aunque él no era ambicioso, algunos de sus amigos lo fueron por él. Mas de un problema va a dar eso, pero bueno, pudo haber sido peor, y haber salido Philippe a su tio Gastón, jiji.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  24. Este personaje, me parece un personaje agradable, si a mí que no lo viví me parece agradable, imagínese Madame, a sus contemporáneos. Claro que debe haber sido un gran peligro.

    Saludos Madame, encantada de pasar por su espacio. Un verdadero deleite.

    Aída

    ResponderEliminar
  25. Notable acercamiento a la cotidaniedad de los hermanos Madame.
    Es lo que me gusta de la cronista de la corte: Su narrativa tan cercana a sus personajes.....

    Me agrada Monsieur Madame.

    Hoy no tengo problemas de acentos Madame, pero me estoy inventando una vendetta contra el mosquetero.....

    Saludos

    ResponderEliminar
  26. Madame debió ser duro para Felipe estar siempre a la sombra de su hermano, al que además debía respeto por ser su Rey...normal que criase ese carácter...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  27. Qué va, madame Aida. En el fondo era inofensivo. A veces se portaba mal, sí, pero entonces se le regalaba un palacio y ya se entretenía decorandolo.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  28. Monsieur, es que hoy no esta de guardia ese mosquetero, ha tenido usted suerte. Pero va a tener que inventarse algo para cuando esté, porque no es plan que este siempre fastidiandolo con acentos y demas!

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  29. En realidad no era ambicioso, pero a veces lo espoleaban quienes se acercaban interesadamente a él, y ahi podia surgir el conflicto.
    Pero bueno, a ver si logramos mantenerlo a raya.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  30. Debía ser un niño monisimo, me ha hecho mucha gracia el momento en que provoca a Luis, espero la próxima entrega^^

    besos

    ResponderEliminar
  31. Creo que Philippe va a dar mucha vidilla a esta historia, lo intuyo.
    Y siempre creí, no se por que que era alto y ahora va usted y dice que era mas bien pequeño, en fin madame un placer como siempre hacerle la visita
    hasta pronto
    ruffinablanca

    ResponderEliminar
  32. Sí, era monísimo, mas mono que Luis (y eso que Luis de pequeño era muy lindo, hasta que tuvo la viruela). Philippe ademas al ser tan bajito parecia tener menos edad de la que tenia, por lo que hacia mas gracia.

    Buenas noches, madame Lara.

    Bisous

    ResponderEliminar
  33. Pues no, no era alto, no. Era una cosita, jiji.
    pero ya lo creo que dará vidilla a la corte.
    Continuaremos con el, madame. Ahora me paso por su patio.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  34. Qué delicia el relato de hoy, madame. Tenéis una habilidad única para acercarnos a los personajes y hacerlos tan próximos como si viviesen en la salita de al lado.
    Es divertida la anécdota del enfado en la mesa. Me ha recordado, salvando las distancias, a las riñas de mis primos (que cuando discutían de niños se trataban de usted)

    Pasad feliz noche.
    Un enorme beso!!!

    ResponderEliminar
  35. BUENAS TARDES MI MADAME, UN PERSONAJE HISTÓRICO MUY SINGULAR ESTE PHILIPPE, Y COMO SIEMPRE MUY CLARITA USTED AL RELATAR ESTOS SUCESOS EN LAS CORTES DEL MUNDO.
    LE DEJO UN BESITOOOOOO
    CHRISSSSS

    ResponderEliminar
  36. Que delicia de primos, madame, jiji, con lo que a mi me gusta tratar de usted!
    Yo suelo hacerlo fuera de esta corte tambien :)

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  37. Es muy singular, contradictorio y desconcertante, en efecto. No nos vamos a aburrir con el.

    Muchas gracias, monsieur, y buenas noches.

    Bisous

    ResponderEliminar
  38. Menudo caracter tenía el hermanito del rey, madame. Cuando al rey por ser quien era debian consentirsele todo y nunca contradecirle o desairarle porque el castigo a tamaña osadía y falta de respeto se pagaba caro pero era el hermano de Luis y éste dejó pasar la broma pero ganas no le faltaría de darle un buen estirón de orejas al irrespetuoso hermano :-)

    Monsieur es una personaje que queda opacado tras el brillo de su célebre hermano y personalmente no sé mucho sobre su existencia por lo que espero con mucha curiosidad todas las entradas que nos ofrezca de él.

    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  39. En realidad yo creo que hay poco publicado sobre él, si tenemos en cuenta su importancia como origen de la Casa de Orleans, aparte de ser hermano del rey sol. Pero ademas la personalidad de Philippe es tan llamativa que me sorprende que no haya mas biografías y estudios sobre él.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  40. QUE BONITA RELACIÓN FRATERNA, ACOMPAÑARÁ A LOS HERMANOS TODA SU VIDA?
    UN ABRAZO QUERIDA MADAME

    ResponderEliminar
  41. Pues el aya del primer cuadro es como para traumatizar a esos niños de por vida... Pobres.
    Saludos

    ResponderEliminar
  42. Sí, basicamente se llevaron bien, aunque con algun altibajo. Pero no fue el desastre de Luis XIII y Gastón.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  43. No, poco despues de ese retrato la cammbiaron por madame de Senecé, a la muerte de Luis XIII.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  44. Dos hermanos bien distintos, sin duda. Me ha encantado la escena del golpe de cucharón en la nariz de Luis XIV. Por muy hermano que fuese Philippe Luis siempre era el soberano, pues esta categoría nunca desaparecía ni en lo momentos más ínitmos. No era un abrigo que se pudiese quitar al llegar a casa. Imagino que los reyes pensarían con un suspiro en esta posibilidad: que su rango desapareciera al llegar a palacio y que su familia le pudiera tratar como a uno más. Pero esto no era cosa de juego. Un pájaro encerrado en una jaula de oro, como se ha podido ver en el caso del amor de Luis y María.

    Un besito

    ResponderEliminar
  45. Así es, madame, ser rey no tenía horarios de oficina, ni Luis se permitia olvidar que lo era ni cuando dormía.
    Supongo que en su caso, al ser rey desde tan tierna edad, se habituo mejor que otros y lo llevaba mas comodamente.

    Feliz dia, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  46. Buen día mi querida Madame.
    Pero que rápido avanza ésta interesante historia, aún si no le pude dejar un comentario en el post anterior,(su rapidez en subir una nueva entrada, me ganó por puesta de mano, :))
    Créame que sigo al pie, cada detalle de tan buen relato.
    La anécdota de la cuchara, fenomenal, y esa narrativa que usted posee que nos acerca a los personajes de forma más íntima, me encanta.
    Bisous Madame.

    ResponderEliminar
  47. Muchas gracias, madame. Trato de extraer las partes mas divertidas, para que ustedes pasen un buen rato en la corte.

    Feliz viernes

    Bisous

    ResponderEliminar
  48. Madame, estuvo perfecto Philippe cuando la increpo a su madre, que tanto rendez-vous! si el ñiño estaba enfermito... pero bueno, el protocolo es el protocolo. No lo olvidemos =)

    Bisous.

    ResponderEliminar
  49. Realmente delicioso leer las interioridades de los dos hermanos, como eran las peleas entre ellos, como cualquier niño, pero con las diferencias que eran rey y hermano de rey, la evolución física de niño precioso a adolescente narigudo y cara alagrgada. Y qué manía a poner trabas físicas a las damas para casarse (que si flaca unas veces, que muy gorda otras..). En fin, siempre la apariencia física. Un saludo, Madame.

    ResponderEliminar
  50. Madame, regreso de nuevo a su corte. Le dejo un cariñoso saludo en esta manaña de sábado tras haber leído cuanto acontece en la corte del rey Sol

    ResponderEliminar
  51. Sí, el niño aun no podia entenderlo. Iba a costarle un poco, en realidad.

    Feliz sabado, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  52. Asi es, monsieur. La obsesion por el aspecto fisico y por ser esclavo de la moda se ve que no es algo privativo de nuestros tiempos, y que ha sido una constante a lo largo de los siglos, aunque cambiaran los canones de belleza.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  53. Muchas gracias, madame.
    Que disfrute de su fin de semana.

    Bisous

    ResponderEliminar
  54. soy fan de este querido personaje. Madame, ¿conoce la tv-serie Versailles?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, madame, aunque en general nunca me gustan las películas y series que se hacen sobre Versalles.

      Disculpe la demora en la respuesta. Es que apenas he tenido tiempo para el blog, ni creo que lo tenga en los próximos días, aunque procuraré continuar como pueda.

      Bisous

      Eliminar

Luck is an attitude.