martes, 9 de febrero de 2010

Cristina de Suecia

Cristina de Suecia con Descartes

Por las fechas en las que el rey se fijaba en mademoiselle de La Motte-Argencourt había otro asunto que iba a dar mucho que hablar en la corte, porque llegaba a Francia la reina Cristina de Suecia, que se había convertido al catolicismo y renunciado a la Corona. La expectación que despertó esta visita forzosamente había de ser tremenda.

Cristina había nacido en Estocolmo el 8 de diciembre de 1626, hija del rey Gustavo Adolfo y de María Leonor de Brandenburgo. Todo en ella resultaba extraordinario desde el momento de su nacimiento, muy esperado debido a que los reyes solamente habían tenido dos hijas, ya fallecidas, y el reino permanecía sin sucesión. Los astrólogos pronosticaron malos augurios en su venida al mundo, si bien aseguraron que sería el ansiado varón.

Y casi, pero no. La cuestión es que aunque ciertamente varonil, fue una niña, y muy fea. Sin embargo las comadronas pensaron en un primer momento que se trataba del esperado niño. Es obvio que alguna extraña circunstancia tuvo que contribuir a tan singular error, al margen de que fuera tan peluda y berreara con tal vozarrón —siempre tuvo una voz masculina.

Pero su padre no se arredró, sino que puso al mal tiempo buena cara y exclamó:

—Será una chica lista: ¡ya ha conseguido engañarnos a todos!

María Leonor de Brandenburgo

La ambigüedad de Cristina se mantuvo durante toda su vida. Su gusto por emplear ocasionalmente vestimenta masculina y por las actividades tradicionalmente reservadas a los hombres, así como los rumores sobre su sexualidad, hicieron que en 1965 se exhumara su cuerpo para ver si había signos de hermafroditismo, pero aparentemente su cuerpo no presentaba peculiaridad alguna, si bien se dice que los resultados no fueron concluyentes.

Siendo sólo un bebé se les escurrió a las sirvientas de entre sus brazos y cayó al suelo. Como consecuencia de esta mala caída, siempre tuvo un hombro deformado, más alto que el otro.

Gustavo Adolfo falleció el 16 de noviembre de 1632, durante la guerra de los Treinta Años, en la batalla de Lützen, y así Cristina subió al trono cuando estaba a punto de cumplir seis años de edad. Él había dado órdenes de que la niña fuera educada como príncipe, y Cristina juró como rey, no como reina.

Gustavo II Adolfo en la batalla de Lutzen

La niña lloró la muerte de su padre durante largos días, a pesar de que nunca fue una persona de lágrima fácil. El rey había amado mucho a su hija, pero Maria Leonor mantuvo una extraña actitud de rechazo hacia ella. Por alguna razón, nunca la aceptó.

Cristina, que estudiaba durante 12 horas al día, seis días a la semana, fue una alumna brillante. Además de ejercitarse en la equitación y la esgrima, hablaba varios idiomas, entre ellos el francés, español, italiano, alemán y latín; tenía profundos conocimientos de filosofía y fue discípula de Descartes, que murió en su palacio de Estocolmo. En palabras del canciller Oxenstierna, “no parece una mujer en absoluto”, sino que, por el contrario, tenía una “inteligencia brillante”. Le apasionaba el teatro y el ballet, mantenía una orquesta italiana y otra francesa en la corte y siempre se rodeaba de intelectuales.

Le gustaba la caza y las actividades típicamente varoniles; en cambio, en tareas femeninas, según sus propias palabras “era una completa nulidad, y no veía el modo de mejorar”. A veces daba la impresión de no considerarse una mujer ella misma, como cuando dijo: “Amo a los hombres, pero no porque sean hombres, sino porque no son mujeres”, o como cuando escribió en su autobiografía las siguientes desconcertantes palabras: “En mi opinión, las mujeres no deberían reinar”, ¡y eso a pesar de que ella, aun después de renunciar a la corona sueca, había pretendido el trono de Polonia y hasta el de Nápoles!

El 26 de febrero de 1649 hizo público que no tenía la menor intención de casarse. Su aversión al matrimonio era total: “Las monjas y las mujeres casadas son igualmente desdichadas, cada una a su manera”, llegó a decir.

Carlos X Gustavo

Cristina expresó su deseo de que heredara el trono su primo Carlos Gustavo, con quien algunos historiadores opinan que mantuvo una relación sentimental. Pero la reina se sentía más cómoda en compañía de hombres que de mujeres, a no ser que éstas fueran hermosas, en cuyo caso las cortejaba. Se la relacionó con la condesa Ebba Sparre, “La Belle Comtesse”, con la que intercambiaba cartas de amor. La condesa se casó y abandonó la corte antes de que Cristina abdicara, pero continuó la correspondencia entre ambas. “Estoy condenada a amarte siempre, estimarte siempre y no verte nunca”.

De todos modos, parece que Ebba fue la única mujer entre los favoritos de Cristina, que a los 18 años se enamoró de Magnus Gabriel de la Gardie. Más de una vez se hizo cargo de las deudas de este atractivo y extravagante joven que no la correspondía sinceramente y que contrajo matrimonio con María Eufrosina de Palatinado-Zweibrücken, prima de Cristina.

Ebba Sparre

El próximo día continuaremos con Cristina de Suecia.

48 comentarios:

  1. Bueno, madame, todos sufrimos contradicciones... Lo digo a propósito de aquella afirmación en que Doña Cristina de Suecia mantenía que las mujeres no deberían jamás ocupar el trono...

    Debió ser un ser excepcional... Sin duda dedió dejar boquiabiertos a propios y a extraños, dadas sus condiciones para el estudio y su capacidad intelectual en general, sobre todo en su época y en sus latitudes... Qué pena que no fuera más agraciada... Desde luego, qué crueldad cometieron aquellos que profanaron su tumba con el fin de comprobar si su sexualidad se ceñía o no a los cánones comúnmente establecidos por la naturaleza... En cualquier caso, ¿sabéis que os digo? Pues que en este sentido me quedo con la imagen que de ella dio la Garbo -sí, hoy no me equivoco, ¿os acordáis?- a quien le venía el papel que ni pintado... ¡Qué deliciosa película aquella en la que se enamoraba de Don Antonio...! Aquello sí que era de cine...

    En fin, pienso regresar en un rato para echar un vistazo a vuestra anterior entrada, a la que no he llegado a tiempo. Os ruego, pues mantengáis hasta entonces abierto vuestro castillo...

    Feliz velada, doña Diana...

    A vuestros pies...

    Mil besos, mil

    ResponderEliminar
  2. El detalle de la exhumación del cuerpo me ha parecido sencillamente escalofriante... y además por un motivo tan banal (al menos a mí me lo parece) como saber si tenía dos cositas ahí abajo en lugar de una... Este tipo de anécdota, guste o no, son las que sobreviven a lo largo del tiempo, mientras que se olvidan otras de más mérito.

    Este personaje me había sido bastante indiferente, pero hace un tiempo captó mi interés por su afición al arte: compró importantes colecciones de escultura clásica en Italia (gran parte de las cuales están ahora en el Prado, compradas por Felipe V a la muerte de Cristina).

    En relación con las actividades varoniles que tanto gustaba, siempre me viene a la cabeza el retrato que envió a Felipe IV (también en el Prado) en el que aparece sobre un caballo en corbeta, una pose para un retrato ecuestre nada femenina...

    Feliz tarde-noche

    ResponderEliminar
  3. Terrible, monsieur, abrir su tumba para comprobar ese detalle. Pobres difuntos, de los que se puede disponer tan libremente.

    Buenas noches, don Jose

    Bisous

    ResponderEliminar
  4. Ah, sí, madame, el retrato que pintó Sebastien Bourdon, un magnifico cuadro, en efecto, que espero mostrar proximamente para ilustrar los textos.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. ¿Qué decir de esta gran mujer que usted en la primera etapa de su vida que usted, su magnífica entrada, no nos haya contado? A mí personalmente me resulta una mujer genial, que más que adelantada a su tiempo, gozó de las oportunidades suficientes para darse a conocer internacionalmente. Mujeres de su cultura las hubo en la época; sin embargo ella por su carácter de reina ya estaba en el punto de mira de la Sociedad europea. Y ella por sí misma supo aprovechar como nadie ese poder e influencia.

    Un cordial saludo.

    PD: Aunque escabroso, la exhumación del cadáver de Cristina de Suecia me resulta de lo más curiosa y muy en la línea del pensamiento científico que empezaba a gestarse en la época.

    ResponderEliminar
  6. Sí, madame ese mismo retrato. Por desgracia la dirección del Museo suele considerar que los almacenes son el lugar más apropiado para ubicarlo... La última vez que estuvo expuesto ni siquiera llevaba cartela.

    ResponderEliminar
  7. Sí que fue genial, monsieur. Una personalidad insólita y un fuerte caracter. Resulta un personaje muy llamativo desde cualquier punto de vista.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  8. Ay, madame, que lastima que haya tantas obras de arte que ni siquiera pueden ser expuestas por falta de espacio. Ojala algun dia se pueda solucionar ese problema.

    ResponderEliminar
  9. Una mujer muy extraña, en mi opinion posiblemente fuese bisexual.

    Besos madame

    ResponderEliminar
  10. Yo tambien opino igual, madame
    Es que era muy ambigua, como si tuviera los dos sexos.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. Fue una mujer ambigua y contradictoria, por cierto.
    Si hasta tenia los hombros desiguales! jijiji.
    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Si, madame. Todo un personaje. Por eso merece que nos detengamos un poco más en ella. No tiene desperdicio esta mujer.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. Yo asocio rapidamente la imagen de Greta Garbo a la de esta reina, no sé cuantas veces he visto esa película. Una mujer muy avanzada a su época, que gustaba de vivir la vida a su libre albedrío y sin prejuicios con una gran capacidad intelectual.

    feliz noche, madame

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Es verdad, madame: inolvidable interpretacion la de la Garbo. Es inevitable que venga su imagen a la mente antes que los retratos de Cristina!

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  15. Hola Madame Minuet!!No creo que le haya importado mucho su fealdad, era una mujer distinta, con una inteligencia brillante. Y eso la llevaría a pensar muy diferente a las mujeres de la corte. Espero saber más de ella, madame, es alguien interesante.
    Bisoussssssss

    ResponderEliminar
  16. A ella no le importaba en absoluto su fisico. No hacia nada por tener mejor aspecto. Cristina rompía moldes, desde luego.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. Oh Madame, esta si que es una buena biografía. Buenas frases tenía esta Cristina. Sin duda una biografía sumamente interesante. No tanto coqueteo, devaneo, cotilleo....y mas eos. Estoy muy interesada en el próximo post.
    Buenas noches
    Bisous

    ResponderEliminar
  18. Madame, sin duda era peculiar, y sumamente inteligente, ya lo auguró su padre, y si parece que fuera bisexual.
    Respecto a las palabras del canciller Oxenstierna, estoy segura que había muchas más mujeres con esa inteligencia, pero no era de dominio público, o era mejor no destacarlo.
    Buenas noches, madame.
    Besos

    ResponderEliminar
  19. Uy, que equivocada esta!
    A ver si se imagina que la reina Cristina no ligaba! Vaya que sí, y encima hombres y mujeres, para mayor complicacion, jiji.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  20. Si, madame. Desde luego las palabras del canciller dan una idea acerca de la mentalidad de la epoca. Ya ve, no parecía una mujer porque era muy inteligente! Que cosas.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  21. Que interesante mujer, siempre me ha apasionado la vida de esta Reina que acabò abdicando y viajando por media Eiropa para acabar con su excelsa y barroca corte Romana...aun hoy podemos observar su tumba en la basilica de San Pedro del Vaticano.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  22. “no parece una mujer en absoluto”, sino que, por el contrario, tenía una “inteligencia brillante”. ¡Caray con la frasecita!
    La llegada de Greta Garbo a la corte sí que debió ser un acontecimiento (¿se nota que me pasa como a Magnolia?)
    Saludos, Madame

    ResponderEliminar
  23. madame, vaya salto! ahora entra en escena Cristina de Suecia? tan fea era? pues bien mona que salía Greta Garbo haciendo de.
    y porqué dejó el trono? qué se le cruzó? qué gente.

    madame, tenga un buenísimo día, esperando ver como engarza todo.

    ResponderEliminar
  24. Tuvo la fortuna de que por su posición, pasara a la historia, cuantas mujeres de su carisma, habrán quedado relegadas al olvido.
    Ya estamos a mitad de semana.Como corre el tiempo.

    ResponderEliminar
  25. Madame Minuet...

    Su historia esta cargada de vitalidad, a mi entender, filantrópica, amante del arte... aunque no se ajustaba a los canones de lo que debia ser una dama en los cánones establecidos en la época. Desconocía el dato de la exhumación. Ayyyy que ando con retraso, tengo que ponerme al día, sorryyyy.

    A sus pies.

    Bisous

    ResponderEliminar
  26. No cabe duda de que vivio intensamente y siempre hizo lo que quiso, en efecto, lo que no era tan facil para una mujer.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  27. Imaginese usted. Sería la comidilla en todas las reuniones. Menudo acontecimiento!

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  28. Pues esos motivos es justamente lo que veremos el proximo dia, monsieur.

    Feliz dia tambien para usted

    Bisous

    ResponderEliminar
  29. Efectivamente, nunca conoceremos la historia de tantos ciudadanos anonimos que las cronicas no mencionan. Aun asi, la personalidad de Cristina hubiera sido unica e insolita incluso en nuestro tiempo.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  30. No, no se ajustaba mucho a los canones de lo que debia ser una dama, ni tampoco a lo que se considera ahora, como se vera.
    Cristina rompió todo molde.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  31. Mme, las historias están cada día mas interesantes. He ido leyendo de a poco en lo que me daba el tiempo entre el fin de lsa vacaciones y el trabajo. Un saludo enorme y no se pierda.

    ResponderEliminar
  32. Ah, monsieur, quel plaisir.
    Me alegra que la corte siga siendo de su agrado.
    No dispongo de mucho tiempo para andar por aqui, pero a partir del dia 19, si todo va bien, espero recuperar mi ritmo.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  33. Todavia recuerdo ña película de Greta Garbo sobre ella, que personaje mas interesante y que bien lo habeis contado, aveces me imagino este blog vuestro en un libro así tal como está, con sus fotos y todo y que ameno seria leerlo sentada en el sofá, se lo digo de verdad por que a veces leo cosas tan aburridas que no sé como les dan la oportunidad de hacerlo libro
    bueno madame aprovecho un ratillo que no está mi hijo
    saludos y hasta pronto
    ruffinablanca

    ResponderEliminar
  34. Es verdad, madame. Cada cosa se lee que no se comprende.
    Muchas gracias por su amable opinion sobre esta obra. Quien sabe a lo que podra conducir en un futuro. Yo pretendia que me sirviera de base para otra novela, pero no se.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  35. Hay Madame:
    Como dice José Las contradicciones las sufrimos todos.....
    En un mundo dominado por hombres, que la Reina les plantara cara con su inteligencia quizás no fuera del agrado de todos. Y quizás se vería peor aun, que la Reina cortejara a las damas de Palacio

    Me parece tonto querer saber si era hermafrodita. Eso en nada cambiaría su paso por la historia.

    Saludos

    ResponderEliminar
  36. Curiosamente, monsieur, quienes mas criticaban a cristina eran las mujeres. La veian demasiado diferente. Claro que no es por nada, pero Cristina aun las criticaba mas a ellas, no se si practicando aquello de que el que da primero da dos veces.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  37. Una mujer que ha sabido formar parte de la Historia, y con mayúsculas, y que entró en ella por la puerta grande. Lo de su sexualidad, al fin y al cabo, fue lo de menos.

    Pero, bueno, todo hay que decirlo, a mí los chismes y la vida cotidiana de estos grandes personajes, me gustan mucho. Porque, lo queramos o no, su día a día, su constancia vital, al margen de la política, es lo que los enaltece o los degrada.

    Por otro lado, Cristina de Suecia ha inspirado a tantos cineastas y literatos...

    Un besito

    ResponderEliminar
  38. En cualquier caso Cristina fue igualmente famosa por algunos otros aspectos de su personalidad, bastante intrigantes a veces: su abdicacion, su conversión, sus intrigas, su amor por el arte y algunas otras cosillas que dieron mucho que hablar en su epoca, como veremos.

    Desde luego, es de esos personajes que no podian pasar nunca inadvertidos!

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  39. Pobre Cristina si ahora es complicado, me imagino que en su tiempo lo era mucho más aunque fuera "Rey". Me parece una barbaridad lo de desenterrarla en 1965, pobrecica!... c'est la vie

    Salud!
    dav

    ResponderEliminar
  40. Por lo que acabo de leer, fue un ser brillante, que nunca encontró su felicidad.
    un abrazo estimada Madame.

    ResponderEliminar
  41. Si, monsieur. Yo espero que ella no se haya enterado, porque de lo contrario el infierno sería eso.

    Bueno, al menos puede decirse que siempre logró salirse con la suya. No lo tuvo tan mal, despues de todo.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  42. En realidad no considero a Cristina una mujer desdichada, puesto que siempre fue capaz de hacer lo que quiso, y nadie logró detenerla.
    Ella entendía mucho de libertad.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  43. Una historia fuerte y real.Siempre adelante y siempre tan lindo tu blog,vale bien venir de visita por estos lugares y empaparse de todo lo bueno que publicas,mi abrazo como siempre y te espero por mis sitios desde luego.Mucha luz y hasta pronto...

    ResponderEliminar
  44. madame! qué me cuenta! pues vaya día más movido, si. espero que lo de su señora madre no haya sido nada, aunque el susto es el susto.
    habrá que reforzar la vigilancia de las calles con más corchetes, ciertamente.
    siendo estos santos, reyes y santas todos protofranceses, me sorprende tanto eu esto, eu lo otro. pero bueno.

    a ver cómo se presenta el día hoy. espero que lo tenga sosegado.
    saludos, madame!

    ResponderEliminar
  45. Muchas gracias, monsieur. Falta nos hace la luz ultimamente, y tambien el tiempo, aunque procuramos no perder el ritmo.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  46. Pues no, monsieur. Es cualquier cosa menos sosegado. Vio el de ayer? Bueno, pues peor. Y se lo que digo.

    Debe de ser la maldicion del cardenal, o alguna conjura de la Chevreuse.

    Feliz dia, monsieur. Usted que puede, aproveche.

    Bisous

    ResponderEliminar
  47. madame, no puedo. ha sido poner un pie en la calle y todo a peor. la guardia del cardenal? los mosqueteros? nadie! no sólo he tenido que hacer una excursión a lomos de mi jefe por la ciudad condal, con el frío y el viento, sino que en volviendo, me han quitado el móvil. sustracción sibilina. cómo!!
    todo torcido hoy. todo mal.

    saludos, sin embargo madame!

    ResponderEliminar
  48. Monsieur, que desdicha! Lo del movil es una gran putatta. Veo que su dia ha sido malo, pero aun asi, el mio le aseguro que ha sido considerablemente peor.

    Feliz tarde, monsieur, para compensar el mal trago.

    Bisous

    ResponderEliminar

Luck is an attitude.