viernes, 1 de enero de 2010

La hija del jardinero



A las pocas semanas de su primera experiencia amatoria, el exaltado adolescente deseaba variedad. Como cuenta su cuñada la Princesa Palatina, “El rey era galante, pero a menudo caía en el exceso. Con tal de que fueran mujeres todo le iba bien, las campesinas, las hijas de los jardineros, las sirvientas o las damas de alcurnia”.

Vemos en este comentario una velada alusión a los rumores de los que se hace eco Saint-Simon, y que cuentan que siendo muy joven el rey tomó por amante a la hija del jardinero de Meudon, quien le dio una niña.


Las aventuras del rey fueron numerosas durante aquellos años. El adolescente comenzó por dejarse cazar y satisfacer a todas aquellas que se le habían insinuado previamente, pero con los años se fue convirtiendo él en el cazador. Buscaba las presas entre las damas de honor que habitaban en la corte bajo la vigilancia de madame de Navailles, impotente ante tanta maniobra como Luis ponía en práctica. Cada noche, solo o en compañía de algunos amigos, él se dirigía a los apartamentos de estas damas y se entregaba al placer con la primera que encontraba bien dispuesta.

Saint-Simon, entre otros, narra una anécdota muy curiosa que sucedió unos años después, estando Luis ya casado, y se refiere precisamente a estos excesos del joven rey y a la reacción de madame de Navailles al enterarse de que Luis violaba sistemáticamente el santuario que a ella le había sido encomendado guardar. Ése será nuestro próximo tema.

37 comentarios:

  1. Hola Madame Minuet!! Espero haya pasado una noche de fiesta esperando el 2010. Por suerte estamos otra vez en el camino de la historia. No es raro que en estas historias palaciegas no exista una hija del jardinero. Espero ansiosa la historia de los excesos del rey.
    BISOUSSSSSSS

    ResponderEliminar
  2. Ay, madame, si solo fuera una!
    Aqui habra de todo, o casi de todo, como vera usted.

    Espero que haya comenzado bien el año, madame.

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Madame Minuet:

    ¡Que bella música
    la que escuché ahora
    al ingresar a su blog!

    ¿De quien es?

    ResponderEliminar
  4. Ya se sabe que en la adolescencia somos hormonas con zapatos... El bueno de Luis aprovechaba sus oportunidades, y al menos parecía portarse como un caballero.
    Saludos, Madame.

    ResponderEliminar
  5. Madame, es la banda sonora de The Man in the Iron Mask, concretamente la musica del baile de máscaras. El compositor es Nick Glennie-Smith.

    Feliz fin de semana, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  6. Él siempre aprovechó mucho las oportunidades, sí.

    Feliz fin de semana, monsieur Xibeliuss

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Vaya con Luis, que aprendió el camino y ya no lo soltó.
    Que interesante este capitulo y el próximo tambien promete.
    Ya se han pasado las fiestas, al menos para mi, ya se han ido casi todos, solo queda el mayor de mis hijos que vive en Madrid y se va mañana, así que vuelta a la rutina
    saludos madame y que tenga un buen año
    ruffinablanca

    ResponderEliminar
  8. Este Luis XIV se convirtió en un potro desbocado, iba detrás de todo lo que llevase falda jeje. Qué peligroso resultaba estar cerca del joven rey.

    Feliz dia, madame

    Muchos besos

    ResponderEliminar
  9. Yo igual, madame. Se ha ido la familia y el lunes ya vuelta a la rutina.
    Ve qué poco duran siempre las fiestas?
    Aproveche el fin de semana.

    Bisous

    ResponderEliminar
  10. Y provechoso para muchas tambien, jiji. Asi que nunca faltaban candidatas, por dificil que se lo pusiera madame de Navailles.

    Feliz fin de semana, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. ESE SI QUE FUE UN POBRE NIÑO RICO...
    SOLO TENIA QUE ESTIRAR LA MANO Y TOMAR LO QUE APETECÍA, VEREMOS QUERIDA MADAME COMO SIGUE ESTE DESENFRENO
    UN ABRAZO AMIGA

    ResponderEliminar
  12. Y a veces le venia encima sin necesidad ni de estirar la mano. El unico problema era elegir con cual se quedaba! Y para no tener que elegir, procuraba complacer a todas.

    Feliz fin de semana, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. Visito a la hija del jardinero y también a Vd., madame, pues no posía iniciar este Año Nuevo 2010 sin desearle un buen inicio de año y que se cumplan todas sus ilusiones. Por supuesto, seguiré presente en su maravillosa corte. Saludos

    ResponderEliminar
  14. Gracias, madame, igualmente. Espero que el año le sonria.

    Bisous

    ResponderEliminar
  15. Me temo que más que un santuario, lo que madame de Navailles había creado en realidad era un harén... Porque vamos, aquí Don Luis no era más moro porque su título era el de rey y no el de sultán... Machito Man podían haberle apodado al chico... Ay, y es que las hormonas, sobre todo a ciertas edades, es lo que tienen, más si cabe cuando la tentación es servida en bandeja de plata y prácticamente llevada a la boca sin necesidad de mover un sólo músculo, va, o casi... Bueno, eso y la herencia genética, según cuentan los científicos, ya sabéis, aquello de poner semillitas por todas partes para asegurar la descendencia, ¿o era la ascendencia?

    Vaya, vaya, con Don Luis... Como diría mi abuela, le ocurre como a Juan Saleas -que debió ser un personaje de la Granada de su tiempo- a quien gustaban tanto las bonitas como las feas...

    ¡Madame, que excelente manera de empezar el año...! :)

    Tened una muy feliz velada

    A vuestros pies...

    Mil besos, mil.

    ResponderEliminar
  16. era un auténtico pistolas, el buen rey. un poco como lo vienen siendo la mayoría de los reyes, pensará el común, pero de paniaguados y meapilas también se ha surtido bien el panorama de las coronas europeas.
    madame, recupero el tono a medias, pero sin prisas. no me van a ver por el laburo hasta el 11 de enero, así que tengo tiempo para repensar cómo encaro el año.
    espero que su entrada haya sido, si no barroca, al menos rococó.

    saludos, madame!

    ResponderEliminar
  17. Me ha hecho usted reir con el asunto del haren, monsieur, pero es que realmente asi lo debia de ver Luis, si.
    Y ya lo creo que era el hombre como Juan Saleas, jijiji, no hacia ascos a nada. Vamos, que era de buen conformar el muchacho.

    Aqui seguimos prolongando la fiesta con el fin de semana,monsieur. El lunes sera otro dia.

    Bisous

    ResponderEliminar
  18. Bueno, no se crea que eran todos tan así, no. Su padre, por ejemplo, nada de nada. Lo llamaban El Casto.
    Luis salio a su abuelo, el Vert Galant. Ese si que era un caso.

    Monsieur, lo suyo son vacaciones, lo de lo demas ensayos fallidos!
    Hasta el dia 11, que exagerado!
    Tiene usted tiempo a reponerse de varias resacas mas, asi que aproveche.

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Ay Madame, este Luisito no se si me da envidia o me da tristeza...supongo que para él no era nada más que lo que le tocaba...
    Bisous

    ResponderEliminar
  20. Bueno Madame, ya espero la continuación. En menuda pieza se nos ha convertido el Rey... me parece que nos queda mucho por leer...como le leo a Xibelius el muchacho es una hormona con zapatos.
    Feliz Domingo, madame.
    Por fin me pude poner al dia de todas las entradas.
    Besos.

    ResponderEliminar
  21. Ahora esta atravesando dulces momentos. Su infancia fue mas dura, pero le aguardan por delante algunos años mejores.

    Feliz domingo, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  22. Hola Madame Minuet, gracias por pasaros por mi blog. Decir que le gusta me da alegría.Entrar en el suyo es entrar de lleno a un bello museo de historia del arte, de pintura acompañando estos textos. Alguna vez he pasado a leer alguno porque la historia me gusta. Somos lo que somos porque otros nos han precedido. Y saber ayuda al menos en no caer en esos mismos errores.
    Aqui me tieneencantada en su corte
    Bisous

    ResponderEliminar
  23. El problema, madame, es que creo que en realidad nunca terminó de superar esa fase adolescente de hormona con zapatos, porque siguio siendo un caso.
    Bueno, para ser justos siempre no: en torno a los 50 sentó la cabeza. Pero lo que corrió hasta entonces!

    Feliz domingo, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  24. Ah, madame Katy, sea muy bienvenida!
    Que alegria tenerla por aqui.
    Espero que se divierta con nosotros en esta corte desenfadada.

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  25. Quién pudiera presumir de descender de todo un rey de Francia. Yo con decir que mis antepasados fueron nada más que corregidores, algún ministro, diputado en las cortes de Cádiz, maestro textil proveniente de Flandes, fabricantes de paños e impresores valencianos en el siglo XVI me conformo.

    Las maneras mujeriegas de Luis ya se le notaban tempranas, por lo que veo. Y me parece que su augusta madre bien poco podía hacer para encauzar los deseos de su hijo.

    Un besito, madame y feliz domingo

    ResponderEliminar
  26. Madame, no esta nada mal lo suyo, con esa pincelada de Flandes, ademas.
    Yo tampoco tengo nada que ver con el Rey Sol (que yo sepa, aunque tratandose de el, vaya usted a saber). Lo mas emocionante creo que fue cuando un joven Carlos V se alojó en la casa de mi familia.
    Que tiempos, madame! La actual no sería digna de Su Majestad.

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  27. Madame Minuet, es una maravilla que me permita entrar en su blog y disfrutar de tan preciada música. El día se me hace de repente más soportable.

    ResponderEliminar
  28. Muchas gracias, madame.
    Procuramos ir cambiando la musica, para adecuarla un poco al momento vivido. Ahora toca mas festiva.

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  29. ¡Hola Madame! El joven estaba listo para perseguir a la primera dama que se le presentara! Sus hormonas estaban a flor de piel! Me imagino a todas las muchas muchachas del palacio compitiendo entre ellas por ser la preferida del príncipe.

    Besos y que pase una excelente tarde Madame.

    ResponderEliminar
  30. Muchachas y madres de muchachas, al parecer. La competencia era bien dura, madame! Pero él se las iba arreglando para satisfacer a las candidatas. Y como su hermano no parecia dispuesto a competir, se las llevaba todas el.

    Feliz domingo, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  31. Eso explica por qué el fenotipo del francés larguirucho, narigón de mandíbula puntiaguda, tan frecuente de Lyon al norte...

    Ningún hombre supera jamás el estado de hormona con zapatos, madame... Como mucho, lo reprime, lo canaliza o se revela de nuevo en la vejez, pero ¿superarlo? ¿Con lo divertido que es? ¿Un hombre? ¡Jamás!

    S.S.S.Q.B.S.M.
    Paulus de Best
    )

    ResponderEliminar
  32. (José, las feas también tienen su mérito y su recompensa, bien lo sabía Juan Saleas)

    ;o))

    ResponderEliminar
  33. Pueeeeessss, mmmm... no se yo, en eso de larguirucho me parece que entonces igual no eran de el.
    Porque Luis asi muy larguirucho no es que fuera. Aunque entre sus descendientes de todo hubo, desde luego. Luis XV, por ejemplo, fue un hombre muy alto para su epoca.

    Feliz domingo, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  34. Vaya!! Nos ha dejado con la miel en los labios, madame!!
    Habrá que volver mañana!! :)

    Besos.

    ResponderEliminar
  35. En unas horitas estara ya la continuacion, madame.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  36. La vida del rey parece una prueba irrefutable de la inclinación a la poligamia en los hombres.

    ResponderEliminar
  37. De algunos hombres, en efecto, jiji.
    Por fortuna no todos son iguales.
    Salio al abuelo, que no a su padre.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar

Luck is an attitude.