sábado, 28 de febrero de 2009

Luis XIV: El Hijo de la Tormenta

Ana de Austria y Luis XIV

Luis XIV vino al mundo en unas circunstancias tan extrañas que llegó a ponerse en duda su legitimidad, aunque lo cierto es que no hay ninguna razón para ello.

Pero se daba el caso de que Luis XIII había rechazado a su esposa durante muchos años. Ella era Ana de Austria, una infanta española con la que había contraído matrimonio únicamente por razones de Estado. A los catorce años, ambos estaban más interesados en otros juegos y pasatiempos que en el matrimonio, lo cual no facilitó precisamente cualquier posible embarazo de la jovencísima reina. Sin embargo, éste acabó por producirse.


Luis XIII


Desgraciadamente, Ana era aún una joven inquieta y juguetona, y cierto día, jugando con sus compañeras por los corredores del Louvre, se cayó y tuvo un aborto. Era el segundo, y esto colmó la paciencia del rey, que nunca había sentido simpatía hacia ella. Luis la culpabilizó del accidente y no volvió a acercarse a su esposa .


Así estaban las cosas cuando un crudo día de invierno, en diciembre de 1637, contando ya ambos 36 años, el rey se dispuso a disfrutar de unas jornadas de caza. A tal fin había partido cuando al caer la noche se desencadenó una furiosa tormenta que lo obligó a regresar. Hay que explicar que en aquellos tiempos, por insólito que nos parezca hoy día, tanto los reyes como los grandes señores enviaban por delante su cama y todos sus enseres. Así pues, al volver a palacio se encontró con que no había otra alcoba digna de acoger a su real persona excepto la de su esposa la reina, a la que solicitó hospitalidad.


Ana de Austria le dio cobijo en sus aposentos y supo aprovechar bien la situación para acercarse lo bastante a él y resolver ese viejo problema de la sucesión: nueve meses más tarde nacía Luis XIV.


Y el caso es que no debieron de encontrar el sacrificio tan desagradable, porque dos años después nacía el segundo hijo.



Bibliografía:

Louis XIV - Philippe Erlanger

Luis XIV - Hilaire Belloc

Petit Louis, dit XIV - Claude Duneton